RSS

Monthly Archives: May 2014

¿Por qué no te callas? (Hector Abad)


hector abadPor: Héctor Abad

SI EL EXPRESIDENTE URIBE pensara y escribiera bien podría dedicarse,
como Lleras Camargo, Lleras Restrepo o López Michelsen, a opinar en los periódicos, o a escribir sus memorias. Pero Uribe no es un hombrede pensamiento, sino un hombre de acción.

Si el ex presidente Uribe amara la música, la poesía o la literatura,
podría encontrar un puesto en alguna fundación de apoyo a la cultura, como Belisario, pero acabó con la Sinfónica de Colombia y la BandaNacional, o si amara las artes plásticas, podría coleccionar buena pintura, como César Gaviria. Pero al ex presidente Uribe no loconmueve la novela, no le interesa el arte, y la poesía que le gusta
es la de Robledo Ortiz.


Si le gustara el trago, podría consolarse, como Valencia, con unos aguardientes, pero el ex presidente es abstemio.

Si fuera el ex presidente, al menos, un mujeriego, podría anular su
matrimonio, como hizo Turbay, e irse de Embajador al Vaticano con una nueva esposa bien joven, que le hiciera masajes en los pies. Pero al expresidente no le interesa la lujuria.

Si le interesará la filología podría escribir un diccionario, como
aquel otro Uribe, Uribe Uribe, o traducir la Eneida, como Caro. Si le gustara la comida, si tuviera sentido del humor, podría al menosdedicarse a comer, y a contar chistes, como Samper. Pero se sabe que Uribe ni siquiera entiende los chistes.

Si tuviera buenos amigos, podría viajar contento por cientos de
países, en compañía de otros jubilados jóvenes, como Pastrana. Pero él no tiene amigos, sino aliados, que más que amarlo le temen.

uribeEntonces, como el ex presidente Uribe sólo tiene el vicio incurable
del poder, la adicción al mando, la costumbre irrefrenable de llevar siempre las riendas, las espuelas y la fusta, entonces ahí lo tendremos, vociferando en Twitter, enviando comunicados de muy dudosa lógica jurídica o política, rojo de indignación, verde de rabia,enfermo de ira, regañando a los columnistas, insultando a los jueces, manoteando contra los traidores, aconsejando exilios a sus exfuncionarios (no para protegerlos sino para que al fin, en la desesperación de los interrogatorios, no acabe por zafárseles laverdad).

Porque la verdad monda y lironda es que el DAS dependía y depende de
la Presidencia de la República. Y los del DAS pusieron micrófonos en la sala de la Corte Suprema, para oír ilegalmente sus deliberaciones.

Si el FBI o la CIA hubieran hecho esto en Estados Unidos, las
consecuencias para el gobierno que hubiera instigado semejante insulto se oirían durante siglos. No es posible chuzar a la Corte Suprema yluego pretender que la Corte Suprema se cruce de brazos. Porque ordenarles a los servicios de inteligencia chuzar a los altos magistrados y a los principales periodistas y opositores políticos del país es un delito más grave, muchísimo más grave que el escándalo deWatergate.

¿Por qué se va al exilio la señora Hurtado? Para no tener que decir
de dónde venía la orden de oír a los jueces, a los políticos y a los periodistas, ya que confesar esa verdad era lo mismo que poner una lápida en su pecho. Mejor callada en Panamá que acorralada aquí entre la pared de la verdad y la espada del miedo.

Uribe y sus aliados son poderosos, pero hoy son los huérfanos y las
viudas del poder. Nosotros, los periodistas, podemos convertirnos en los altavoces, en los amplificadores de sus rabietas y diatribas, o simplemente dejarlo que grite y vocifere a solas en su Blackberry.

Tenemos la tentación de seguir en ese ambiente crispado, lleno de
rabia y adrenalina al que nos acostumbró su gobierno… Pero lo más sensato sería hundir el botón de “mute” cuando estoscruzados del odio vociferan,  e insultan. Ya pasamos esa página, ese trago amargo.

No le demos más prensa ni le prestemos más atención a tanta rabia.
Bajémosle la fiebre a todo esto hundiendo ese pedal que en el piano se llama sordina. Que grite solo.. Y preguntémonos en silencio,simplemente, de cuando en cuando, por qué no se callará. Porque eso sería lo mejor para todos: que se callara.

 

Advertisements
 

Dificultades de acceso al credito campesino – OXFAM


Nos complace compartirle el video resumen del Conversatorio Seguimiento a las condiciones de acceso al crédito para pequeños productores, realizado en diciembre pasado por Oxfam y la Fundación Alpina, con la asistencia de representantes del Banco Agrario, Finagro, Planeación Nacional y Ministerio de Agricultura. Lo invitamos a ver los avances, los retos, las posiciones de las entidades, así como de representantes de organizaciones y asociaciones campesinas.

 

Tags: , , ,

La superación del Eurocentrismo


La superación del eurocentrismo – Mora Osejo y Fals Borda

Por: Jair Montoya Toro (28.03.14) (Tomado del Blog de Cultura de EL ESPECTADOR)

Nuestro país amazónico y costero, andino y de arrecifes, llanero y de selvas húmedas, de paramos y minería, de sueños y ciudades, de campesinos y ejecutivos, de indígenas y obreros, de negros y mestizos, de corporaciones y juntas de vecinos… es un gran crisol tropical; es una fortuna, una responsabilidad y un reto para nuestras vidas…

Vivir y abordar este país exige ganas, exige conocerlo, respetarlo, quererlo… y para lograr esto hay que popularizar la ciencia, el saber, el pensar… pero esta tarea tiene que ser asumida desde nosotros, desde nuestro tropicalismo, desde nuestras culturas, desde nuestra vivencia, desde nuestra esperanza y desde nuestras precariedades…

Dos grandes maestros colombianos, Orlando Fals Borda y Luis Eduardo Mora Osejo, nos regalaron hace algunos años su escrito La superación del eurocentrismo; documento-faro que debe conocerse, estudiarse y discutirse, para que en estos países del sur se siga enriqueciendo el saber endógeno, el investigar con contexto, el acercar la ciencia al conocimiento ancestral, el popularizar la educación pertinente y de calidad.

Para adquirir mayor conciencia de nosotros, para encontrar mejor nuestra identidad es necesario cultivar nuestra autoestima científica, propender por la creatividad de la ciencia nacional y lograr una educación amplia, incluyente y profunda.

Vamos a citar algunos mFals Bordaomentos del escrito La Superación del Eurocentrismo:

“… La ignorancia sobre nosotros mismos, sobre nuestro origen, nuestro devenir histórico, nuestra geografía, nuestros recursos naturales, entre otros; más pronto que tarde, nos llevará a convertirnos en el gran mercado de los productos y tecnologías de los países poderosos y, sin que nos lo propongamos, en promotores de la economía del consumo. La misma, que nos conducirá hacia el endeudamiento, cada vez mayor y la sobreexplotación de nuestros recursos…”

“… Es tan elevado el aprecio por el conocimiento generado en Europa que impide en nuestros países percibir las consecuencias negativas que implica cuando se transfiere y utiliza para explicar realidades diferentes como las del trópico…”

“… Es sabido que las características del medio tropical contrastan con las de las zonas templadas de la tierra. Pero de allí proceden las recomendaciones equivocadas muchas veces para el desarrollo económico, que nos han predicado como suficientes o finales. Los paradigmas cerrados de otras partes llevan con frecuencia a la castración intelectual en nuestro medio y al colonialismo intelectual.

Además, son los mismos que en las últimas décadas y, en particular en los países tropicales, han incidido negativamente en el deterioro de las relaciones hombre-naturaleza…”

“… Los productos de nuestros trabajos (investigación, educación) deben ser juzgados principalmente por su originalidad, pertinencia y utilidad para nuestra propia sociedad. No pueden valer más por el sólo hecho de comunicarse en inglés, francés o alemán, entre otras lenguas europeas, o por publicarse en revistas de países avanzados…”

“… Con base en las hipótesis de contexto los hechos no prueban que los paradigmas científicos dominantes – tales como el positivismo cartesiano, el mecanicismo newtoniano y el funcionalismo parsoniano – sean superiores, mejores o más eficaces para fines específicos, que aquellos otros paradigmas que puedan construirse o generarse en otras latitudes que conduzcan al fortalecimiento de nuestro mundo…”

“… Necesitamos, pues, construir paradigmas endógenos enraizados en nuestras propias circunstancias, que reflejen la compleja realidad que tenemos y vivimos…”

“… Desde el punto de vista científico, el conocimiento de las realidades locales resulta más útil y rico cuanto más se liga a la comprensión y autoridad de la vivencia personal. Autoridad científica e intuición que provienen del contacto con la vida real, las circunstancias, el medio y la geografía. Por lo mismo, de esta endogénesis pueden surgir descubrimientos e iniciativas útiles para la sociedad local que alivien las crisis del propio contexto…”

“… Son nuestros grupos campesinos y aborígenes los que mejor conocen de estos ciclos vitales del continuo crecimiento, y los que han creado o descubierto variedades de plantas útiles, así como formas de conducta y organización social congruentes con esas condiciones básicas. Pero los paradigmas cerrados construidos en las zonas templadas, por regla general son incapaces de acomodar estas antiguas sabidurías indígenas.

Por fortuna, la llegada del nuevo siglo coincide con la disponibilidad de novedosas herramientas intelectuales del tipo abierto, que se derivan de saberes consolidados de diversa índole, como los nuestros. Por ejemplo, teorías como las de la complejidad, sistemas y caos nos ayudarían a analizar dimensiones complejas, irregulares, multilineales y fractales, aplicables a nuestras estructuras tropicales…”

“… Es por lo tanto posible, lógico y conveniente desarrollar paradigmas científicos, y marcos técnicos de referencia que, sin ignorar lo universal o lo foráneo, privilegien la búsqueda de la creatividad propia…”

“… No se trata de aislarnos del mundo intelectual externo ni de ser xenófobos. Se requiere cumplir con una necesidad de acumulación de conocimientos congruentes con nuestro crecimiento y progreso… La actuación de los norteños y su superioridad técnica no puede negarse. Pero pueden ligarse de manera horizontal y respetuosa, con lo que los sureños hemos aprendido y descubierto en el contexto propio y con la ciencia popular de suyo contextualizada…”

jairmontoyatoro@gmail.com

(Imagen tomada de ciudadviva.gov.co)

 

Tags: , , , , ,

Santos y el Campo: entre el descontento social y las estadísticas engañosas


Revista Razón Pública (www.razonpublica.com)

Santos y el campo: entre el descontento social y las estadísticas engañosas 

Gabriel Tobón (Profesor e investigador de la Universidad Javeriana)

Lunes, 07 Abril 2014 04:19

El descontento crece pese a las buenas intenciones y a las estadísticas halagüeñas que el gobierno presenta para demostrar su compromiso con el campo. Por qué se acerca  un nuevo paro nacional agrario.

Paro-Nacional-P-549x366Tres claves del asunto

En el ocaso del gobierno Santos y en plena campaña por su reelección, el campo colombiano sigue debatiéndose entre sus viejos y sus nuevos problemas -sociales, culturales, ambientales, políticos y económicos-.

En medio de esa gran complejidad, es conveniente analizar tres fenómenos para mejor comprender la situación agraria y las acciones del gobierno en busca de una solución a corto y a mediano plazo:

· Las estadísticas gubernamentales,

· La persistencia de la crisis social agraria, y

· El proceso emergente de unidad entre los movimientos sociales agrarios, étnicos (indígenas y afrodescendientes) y populares.

Las engañosas estadísticas

Según las estadísticas que difunden las instituciones gubernamentales, el campo colombiano está en franca y constante  recuperación.

Para hacer esto toman como referencia el crecimiento negativo del sector durante 2008 (0,2 por ciento) y 2009 (0,7 por ciento) y subrayan la recuperación de 0,2 por ciento en 2010, de 2,4 por ciento en 2011, de 2,6 por ciento en 2012, y un mejor desempeño en 2013, impulsado por la mejora de los precios internacionales del café, según el Ministerio de Agricultura.

Pese a esta trayectoria ascendente – que por supuesto no debe ser desestimada- se trata de una recuperación muy lenta y que además no cambia de verdad la realidad económica, social, ambiental, cultural y política de amplios sectores rurales. Es más: este crecimiento está muy lejos del que habría de tener la “locomotora” agrícola que Santos señaló en su Plan de Desarrollo.

El gobierno considera que lo más apremiante es reactivar la producción agropecuaria, promover la inversión extranjera directa en los megaproyectos agrícolas y elevar los niveles de competitividad y productividad de los grandes empresarios, mientras ignora los reclamos y propuestas de campesinos, indígenas y afrodescendientes.

Y en todo caso la forma de presentar las estadísticas cambia según el lente que se utilice. Por ejemplo:

– Para el Departamento Nacional de Planeación (DNP) el crecimiento económico de Colombia durante 2013 (4,3 por ciento) fue muy satisfactorio porque superó “…al promedio de América Latina (3,4%), de países como Brasil (3%) y cercana a los registros de Perú (5%) y Chile (4,9%)”.

-En cambio Eduardo Sarmiento en su columna de El Espectador se refiere a esa cifra de un modo muy distinto: “El país regresó a mediados del siglo XX. La información de cuentas nacionales muestra que la economía fue impulsada por la construcción y la minería, creció 4,3%, y el perfil resultó insuficiente para reducir los altos niveles de desempleo e informalidad. (…) El crecimiento fue liderado por la minería y la construcción; sin embargo, la mitad del valor agregado minero sale del país por vía de la repatriación de capitales y la otra se compensa por las secuelas negativas sobre la industria y la agricultura”.

Y a renglón seguido, refiriéndose al sector agropecuario, puntualizó: la anunciada recuperación del sector se explica por el café, “(…) pero el empleo cayó 5%. Los cultivos semestrales (en particular cereales) y la ganadería no despegan”.

A la misma conclusión, aunque desde orillas muy distantes, han llegado los presidentes de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) y de la Federación Nacional de Ganaderos (FEDEGAN). El primero declaró que las locomotoras del agro no habían despegado, y el segundo sostuvo que sus motores se encuentran prácticamente paralizados.

La crisis agraria

Para nadie es un secreto que persiste la crisis social, ambiental, política y económica del agro colombiano, y que esta crisis no se arregla con los buenos resultados que logra un grupo reducido de productores, en especial aquellos dedicados a la agroindustria y a los agronegocios propios de los cultivos permanentes.

La  crisis no encuentra soluciones ni en el modelo agroexportador que propone el Plan Nacional de Desarrollo 2010 – 2014 ni en las políticas que promueve el actual gobierno. A esto se suman las severas deficiencias y problemas que registran casi todas las instituciones públicas del sector, que habrían de proveer las soluciones.

Bajo esas circunstancias el gobierno considera que lo más apremiante es reactivar la producción agropecuaria, promover la inversión extranjera directa en los megaproyectos agrícolas y elevar los niveles de competitividad y productividad de los grandes empresarios, mientras ignora los reclamos y propuestas de campesinos, indígenas y afrodescendientes, quienes por eso están acudiendo a las acciones colectivas, como fue  el Paro Nacional Agrario.

Hoy como ayer, la realidad del campo colombiano se refleja en indicadores tan básicos como la concentración de la propiedad sobre la tierra, la pobreza rural, los cultivos de coca, el conflicto armado o el desplazamiento forzado de sus habitantes. Pero las cifras y reportes del gobierno no se ocupan demasiado de estos asuntos.

Los suelos con vocación agrícola cubren un área de 22.077.625 hectáreas, pero apenas 5.315.705 están siendo cultivadas, lo cual indica un desperdicio cercano al 75 por ciento del potencial productivo del país.

Para ilustrar otro ángulo de la cuestión de fondo, tomemos el ejemplo de los conflictos por el uso del suelo – que también son conflictos por la tierra- y que tampoco han sido atendidos por el gobierno Santos.

Así lo muestra la Encuesta Nacional Agropecuaria (ENA) de 2011 que realizó el DANE   en 22 de los 32 departamentos del país, y que encontró la siguiente distribución de superficies:

· Uso agrícola: 7.8 por ciento.

· Uso pecuario: 77.5 por ciento.

· Bosques: 9.7 por ciento

· Otros: 2.5 por ciento

· Área perdida: 2.5 por ciento.

Esta tendencia fue corroborada por el estudio del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) del 2012. Los suelos con vocación agrícola cubren un área de 22.077.625 hectáreas, pero apenas 5.315.705 están siendo cultivadas, lo cual indica un desperdicio cercano al 75 por ciento del potencial productivo del país.

Y mientras tanto los grandes megaproyectos viales, hidroeléctricos, mineros y petroleros siguen extendiéndose sobre otros suelos con vocación agrícola.

Pero el mayor contraste se da en el caso de ganadería: apenas 15.192.738 hectáreas tienen vocación para ella y sin embrago estamos usando 34.989.456, o sea más del doble de la tierra adecuada.

Por eso cabe preguntarse: ¿Qué papel han desempeñado las instituciones públicas en la formulación y ejecución de políticas para aumentar en serio la producción agrícola – en especial, de alimentos – y para la reconversión productiva del campo colombiano?

El movimiento social

El proceso de unidad entre los más diversos movimientos sociales del campo tuvo una nueva expresión en la Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular que sesionó el pasado 18 de marzo. La Cumbre fue el resultado de dos hechos principales:

1. El incumplimiento repetido por parte del gobierno nacional de  los acuerdos de agosto de 2013 y la estrategia dilatoria de sus representantes para concretar los compromisos contraídos en las negociaciones con la Mesa Nacional Agropecuaria y Popular de Interlocución y Acuerdo (MIA).

2. El carácter excluyente del llamado “Pacto Nacional Agrario”, que solo atiende a los gremios o grupos empresariales más cercanos al gobierno pero no a los demás sectores, que son la mayoría y que también participaron en el paro.

De ganadería: apenas 15.192.738 hectáreas tienen vocación para ella y sin embrago estamos usando 34.989.456, o sea más del doble de la tierra adecuada.

Pero además el “pacto” no pasó de ser una salida política coyuntural para salvar la imagen del presidente, de su gobierno y de las instituciones agrarias. El pacto no pretende reconsiderar ni reformular las políticas equivocadas,  incluir a los actores diversos y divergentes, o dar cabida a las varias expresiones ideológicas para buscar conjuntamente alternativas y soluciones a los problemas del mundo rural.

Así lo entendieron los participantes en la Cumbre Agraria al señalar que “La Cumbre nace porque después de esta ´rebelión de las ruanas, los ponchos y bastones´ que suscitó el más amplio respaldo nacional e internacional, el presidente Santos convocó a un Pacto Agrario con las élites agroindustriales y gremiales del campo, excluyendo con esto al movimiento”.

La Cumbre fue pues una nueva oportunidad para construir la unidad del movimiento  campesino, étnico y popular agrario colombiano, sectores que históricamente han tenido contradicciones ideológicas y políticas. Por eso sus peticiones e iniciativas deben ser tenidas en cuenta en la defensa de los peor situados en el mundo rural.

El mejor indicativo de la situación del campo colombiano en el ocaso del actual período presidencial es la conminación que hace la Cumbre Agraria al gobierno para que cumpla sus compromisos o enfrente un nuevo paro a partir de mayo de 2014.

 

 

 

 

Tags: , , , , ,