RSS

Category Archives: Energy

Basic Criticism to an “Ecomodernist Manifesto”


This post was taken from Resilience.org (Mayo 6, 2015) http://www.resilience.org/stories/2015-05-06/a-degrowth-response-to-an-ecomodernist-manifesto

A Degrowth Response to an Ecomodernist Manifesto

Jeremy Caradonna et al.

A group known as the “ecomodernists,” which includes prominent environmental thinkers and development specialists such as Ted Nordhaus, Michael Shellenberger, Stewart Brand, David Keith,and Joyashree Roy has recently published a statement of principles called An Ecomodernist Manifesto (2015). Many of the authors of the Manifesto are connected to an influential think tank called The Breakthrough Institute.

The Manifesto is an attempt to lay out the basic message of ecomodernism, which is an approach to development that emphasizes the roles of technology and economic growth in meeting the world’s social, economic, and ecological challenges. The ecomodernists “reject” the idea “that human societies must harmonize with nature to avoid economic and ecological collapse,” and instead argue that what is needed is a reliance on technologies, from nuclear power to carbon capture and storage, that allow for a “decoupling [of] human development from environmental impacts.”

The Manifesto has already received strong criticism from an array of commentators, but none of these assessments has yet critiqued it from the perspective of “degrowth,” which is an approach that sees the transit ion to sustainability occurring through less environmentally impactful economic activities and a voluntary contraction of material throughput of the economy, to reduce humanity’s aggregate resource demands on the biosphere. From a degrowth perspective, technology is not viewed as a magical savior since many technologies actually accelerate environmental decline.

DegrowthWith these disagreements in mind, a group of over fifteen researchers from the degrowth scholarship community has written a detailed refutation of the Ecomodernist Manifesto which can be read here: Criticisms to An Ecomodernist Manifesto

The following is a summary of the seven main points made by the authors of this critique:

1.The Manifesto assumes that growth is a given. The ecological economists associated with degrowth assume that growth is not a given, and that population growth, inequalities, and the decline of cheap and abundant fossil fuels, which spurred the unprecedented growth of the global economy over the past century, means that the limits to growth are either being reached or will be reached in the very near future. The ecomodernists, by contrast, scoff at the idea of limits to growth, arguing that technology will always find a way to overcome those limits. Graham Turner, Ugo Bardi, and numerous others have shown through empirical research that many of the modeled scenarios, and the fundamental thesis, of the Club of Rome remain as relevant as ever—that is, that the human endeavor is bumping up against natural limits. Richard Heinberg has shown that theproduction of conventional oil, natural gas, and heavy oil all peaked around 2010, despite, but also due to, continued global reliance on fossil fuels, which still make up over 80% of the world’s primary source of energy. The history of industrialism to date suggests that more growth will be coupled with increasing environmental costs. Thus the Manifesto does nothing to question and rethink the growth fetish that has preoccupied (and negatively impacted) the world since at least the 1940s.

2. Ecomodernists believe in the myth of decoupling growth from impacts. Long the fantasy of neoclassical economists, industrialists, and many futurists decoupling is the idea that one can have more of the “good stuff” (economic growth, increased population, more consumption) without any of the “bad stuff” (declines in energy stocks, environmental degradation, pollution, and so forth). Yet to date, there has been no known society that has simultaneously expanded economic activity while reducing absolute energy consumption and environmental impacts. In terms of carbon-dioxide emissions, the only periods over the past century in which global or regional emissions have actually declined absolutely have occurred during periods of decreased economic activity (usually a political crisis, war, or a recession). While it is true that many countries have reduced their carbon intensity in recent decades, meaning that they get more bang for their energy buck, efforts to decouple GDP-growth from environmental degradation through technological innovations and renewable energies have failed to achieve the absolute emissions reductions and reductions in aggregate environmental impacts necessary for a livable planet. In short, absolute decoupling hasnot occurred and has not solved our problems.

degrowth escape3.Is technology the problem or the solution? The ecomodernists cannot decide. The Manifesto is open and honest about the impact that modern technologies have had on the natural world, and especially emissions from fossil-fueled machines. However, as an act of desperation, the ecomodernists retreat to the belief that risky, costly, and underachieving technologies, such as nuclear power and carbon capture and storage, will solve the climate crisis and energize the sustainable society of the future. The reality, however, is that nuclear power provides less than 6 percent of the world’s energy needs while creating long-term storage nightmares and present-day environmental hazards. We cite Chernobyl and Fukushima as obvious examples. From the point of view of degrowth, more technology is not (necessarily) the solution. The energy crisis can be addressed only by reductions in throughput, economic activity, and consumption, which could then (and only then) create the possibility of powering global society via renewables.

4. Ecomodernism is not very “eco.” Ecomodernism violates everything we know about ecosystems, energy, population, and natural resources. Fatally, it ignores the lessons of ecology and thermodynamics, which teach us that species (and societies) have natural limits to growth. The ecomodernists, by contrast, brazenly claim that the limits to growth is a myth, and that human population and the economy could continue to grow almost indefinitely. Moreover, the ecomodernists ignore or downplay many of the ecological ramifications of growth. The Manifesto has nothing to say about the impacts of conventional farming, monoculture, pesticide-resistant insects, GMOs, and the increasing privatization of seeds and genetic material. It is silent on the decline of global fisheries or the accumulation of microplastic pollution in the oceans, reductions in biodiversity, threats to ecosystem services, and the extinction of species. Nor does it really question our reliance on fossil fuels. It does argue that societies need to “decarbonize,” but the Manifesto also tacitly supports coal, oil and natural gas by advocating for carbon capture and storage. Far from being an ecological statement of principles, the Manifesto merely rehashes the naïve belief that technology will save us and that human ingenuity can never fail. One fears, too, that the ecomodernists support geoengineering.

5.The Manifesto has a narrow, inaccurate, and whitewashed view of both “modernity” and “development.” The degrowth 2Manifesto’s assertions rest on the belief that industrialized modernity has been an undivided blessing. Those who support degrowth have a more complex view of history since the 18th century. The “progress” of modernity has come at a heavy cost, and is more of a mixed blessing. The ecomodernists do not acknowledge that growth in greenhouse gas emissions parallels the development of industry. The core assumption is that “development” has only one true definition, and that is to “modernize” along the lines of the already industrialized countries. The hugely destructive development path of European and Neo-European societies is the measuring stick of Progress.

6.Ecomodernism is condescending toward pre-industrial, agrarian, non-industrialized societies, and the Global South.The issue of condescension is particularly stark in the Manifesto. There is not a word about religion, spirituality, or indigenous ecological practices, even though the authors throw a bone to the “cultural preferences” for development. Pre-industrial and indigenous peoples are seen as backwards and undeveloped. The authors go so far as to say that humans need to be “liberated” from agricultural labor, as though the production of food, and small-scale farming, were not inherent goods. There is no adoration for simple living, the small scale, or bottom up approaches to development.

7. The Manifesto suffers from factual errors and misleading statements. The Manifesto is particularly greenwashed when it comes to global deforestation rates. It suggests that there is currently a “net reforestation” occurring at the international scale, which contradicts the 2014 Millennium Development Report that shows that afforestation and reforestation have, in fact, slowed deforestation rates, but that the world still suffered a net loss of forested land between 2000 and 2010 by many millions of hectares. Research by the United Nations Food and Agriculture Organization and the World Wide Fund for Nature confirms the reality of net forest losses. Further, the Manifesto makes dubious claims about net reductions in “servitude” over the past few centuries, and the role played by pre-historical native peoples in driving the megafauna to extinction.

In sum, the ecomodernists provide neither a very inspiring blueprint for future development strategies nor much in the way of solutions to our environmental and energy woes.The full critique document was authored and endorsed by Jeremy Caradonna, Iris Borowy, Tom Green, Peter A. Victor, Maurie Cohen, Andrew Gow, Anna Ignatyeva, Matthias Schmelzer, PhilipVergragt, Josefin Wangel, Jessica Dempsey, Robert Orzanna, Sylvia Lorek, Julian Axmann, RobDuncan, Richard B. Norgaard, Halina S. Brown, Richard HeinbergRead the full document A Degrowth Response to an Ecomodernist Manifesto.This summary was originally published by Resilience.org, part of Post Carbon Institute’s Resilience program dedicated to building resilient communities as we transition away from fossil fuels

(Images taken from http://www.slate.com and http://www.ieet.org)

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

CONFLICTOS AMBIENTALES EN COLOMBIA: INVENTARIO, CARACTERIZACIÓN Y ANÁLISIS


Compartimos hoy, una versión aún en borrador de la identificación y estudio de las principales particularidades de los CONFLICTOS AMBIENTALES EN COLOMBIA: INVENTARIO, CARACTERIZACIÓN Y ANÁLISIS (2014), realizada por el profesor Mario Alejandro Pérez Rincón, quien trabaja en el Instituto CINARA de la Universidad del Valle. Aún en borrador, porque aunque en esta versión ya se presenta el análisis de 72 casos de injusticia ambiental, “la recolección de casos todavía esté en curso y llegará posiblemente a un centenar, pero las tendencias de los conflictos y sus implicaciones ya están claras.”

El provocador resumen de la publicación expresa: “Las políticas de liberalización de mercados en América Latina y el Caribe (ALC) a iniciosconflictos ambientales de los noventa contribuyeron a conservar su rol histórico en la división internacional del trabajo como exportadora de materias primas y de recursos energéticos para el desarrollo del proceso metabólico del Sistema Económico Mundial. En Colombia, la especialización productiva potenció las ventajas comparativas asociadas a la abundancia de tierra, agua y clima y con ello generó un incremento significativo en el área utilizada por la dinámica económica extractiva. La expansión de estas actividades se encontró con formas de producción campesina y sociedades híbridas que dependen en buena medida de los servicios ambientales provistos por la naturaleza, con lo cual se intensificaron en forma significativa los conflictos e injusticias socio-ambientales. En este contexto, el propósito de este documento es doble: por un lado, realizar un inventario y mapeo inicial de los principales conflictos socio-ambientales en Colombia, habiéndose documentado inicialmente 72 casos distribuidos por todo el territorio nacional. Por otro lado, realizar un análisis descriptivo de los conflictos ambientales a partir de las principales variables utilizadas en el estudio, con el fin de obtener una mejor caracterización y entendimiento de los mismos. Además del uso de la cartografía para la ubicación espacial de los conflictos se utilizó la estadística descriptiva para profundizar en el análisis de las variables más relevantes de los mismos. Los resultados de la investigación permiten concluir que el sector extractivo explica buena parte de los conflictos ambientales del país (minería, biomasa y energía fósil) destacándose el oro y el carbón; que existe una clara relación entre la cantidad e intensidad de los conflictos ambientales y el modelo de desarrollo extractivo de los últimos gobiernos; que los principales grupos afectados son las comunidades pobres en particular, campesinos, indígenas y afrodescendientes encontrando evidencia en ese sentido de “racismo ambiental”; que existe gran dualidad para resolver los conflictos: por un lado la violencia persistente y por otro, el uso de mecanismos jurídicos y legales; y, finalmente que hay un relativo éxito de los movimientos sociales al detener, por lo menos parcialmente, 14 de los 72 proyectos generadores de conflictos. Esto muestra la bipolaridad de la sociedad colombiana que se enmarca en los extremos entre negociación, juridicidad y violencia.”

Para acceder al texto completo Conflictos Ambientales en Colombia

(Imagen tomada de censat.org)

 

Tags: , , , , , , ,

Atlas Conflictos Ambientales – Environmental Conflicts Atlas


Compartimos el Atlas de Conflictos Ambientales, creado y puesto a disposición del público por el Grupo “Justicia Ambiental”. (Ejatlas.org)

El Grupo Justicia Ambiental ofrece esta herramienta y otras disponibles como evidencia de los impactantes efectos negativos que ha nivel global, tiene la lógica del “Desarrollo”. Para acceder al atlas y demás recursos click sobre la imagen.

Atlas Conflictos Ambientales

 

 

Tags: , , , , ,

Extractivismo y Nuevos Paradigmas de Vida


Compartimos con ustedes las reflexiones que el Grupo de Trabajo: ANTE EL CAMBIO CLIMATICO: JUSTICIA! hace sobre las consecuencias del EXTRACTIVISMO

ExtractivismoPara acceder al texto completo de click CARTILLA No 4 EXTRACTIVISMO

 

 

Tags: , , , , , , , , ,

Entrevista sobre Sostenibilidad a Paul Ekins/Paul Ekins Interview on Sustainabilty


british-flag

Paul Ekins dice que Colombia tiene gran potencial para diseñar un modelo de desarrollo sostenible – Entrevista hecha por JAVIER SILVA HERRERA
 del equipo redactor de “Vida de Hoy” 

Paul Ekins dice que si una gran parte de la humanidad viviera como él lo hace, el mundo sería diferente. A lo mejor no habría tantos enigmas climáticos o dilemas ambientales por resolver. No tiene carro y prefiere moverse en bicicleta por Londres (Inglaterra), su ciudad desde hace más de 40 años. No es vegetariano recalcitrante, pero dice que come la menor cantidad de carne posible.

Estuvo en Colombia esta semana como una excepción a la regla, porque a menos de tener una gran justificación, no hace viajes muy largos en avión. Prefiere ir a donde alcance a llevarlo un tren. Usa la tecnología básica y calienta el agua de su casa con paneles solares. “Llevo una vida sencilla -dice este experto en energía y política ambiental-, aunque me gusta mucho la música y el teatro, tal vez en exceso, pero no creo que consumir mucho arte signifique una amenaza”.

Paul Ekins Ekins, profesor del University College de Londres (UCL) y director del Centro Británico de Investigación en Energía, participó en el V Congreso Internacional de Medioambiente que terminó esta semana en Bogotá, organizado por el Centro de Estudios Internacionales para el Desarrollo Sostenible (Ceid), con el apoyo de EL TIEMPO.

Él es uno de los seres humanos que más sabe de economía verde, una nueva estrategia que busca que las naciones impongan un modelo de crecimiento que genere riqueza, pero al tiempo reduzca los impactos ecológicos sobre los ecosistemas. Tanta fe le tiene Ekins a esta nueva vía, que considera que puede “y debe” dividir en dos el futuro del siglo XXI.

Usted dice que la economía verde es la próxima revolución industrial. ¿Por qué?

La revolución industrial cambió las bases de la economía, cambió las formas de producción, de consumo y de inversión. De una humanidad muy agrícola se pasó a una manufacturera; surgieron los combustibles fósiles y nació el carro, por ejemplo. La economía verde busca que se dejen de mirar los recursos naturales como activos infinitos. Ahora tenemos que comenzar una nueva revolución industrial que nos ponga a movernos de forma diferente, a usar nuevos recursos para cambiar la manera de hacer energía. Necesitamos pasar de una economía marrón o contaminante a una verde y que se mueve con el viento, el sol o las olas del mar.

¿La economía verde es una moda medioambiental pasajera o ya maduró?

No es una moda ni puede serlo; aquí las cosas no dependen de si es o no una tendencia, debe ser el modelo del futuro. No podemos esperar que los 7.000 millones de ciudadanos vivan como los californianos, sin restringir lujos o consumo. Toca cambiar. El énfasis debe ser la no destrucción del medio ambiente.

¿No cree que es un modelo excluyente, solo para países ricos?

Hoy, por el uso incorrecto de los recursos y la destrucción de los ecosistemas, los pobres no pueden acceder a energía, a comida adecuada, al agua potable. Precisamente lo que logra la economía verde es sostener los recursos de los cuales dependen las comunidades de escasos recursos y reducir sus carencias. Un ejemplo: a corto plazo, crear un botadero a cielo abierto es más barato que construir un relleno con tecnología de punta que maneje las basuras adecuadamente. Pero a largo plazo, sale más caro el botadero, que generará daños impagables al suelo, al agua y a la salud de la gente. Es todo lo contrario a un modelo excluyente.

Para pasar de la teoría a la realidad, ¿qué países se destacan, así sea parcialmente, como económicamente verdes?

En Alemania, el 20 por ciento de su energía es limpia; la hacen con turbinas eólicas. En Austria, esa misma producción de energía renovable llega al 40 por ciento. En Holanda, más del 85 por ciento de los residuos industriales son reciclados. En Taiwán, la industria recicla el 50 por ciento. En estos sitios se está pasando del modelo producir-usar-botar a uno que cierre el ciclo y sea producir-usar-botar y reusar.

¿Cuál debe ser la estrategia gubernamental para aplicar este modelo sostenible?

Impuestos ambientales para quienes contaminen y oportunidades para sectores que intenten ser limpios. Aplicar restricciones: obligar a que cada complejo de viviendas que se construya sea energéticamente eficiente, por ejemplo. E impulsar las innovaciones, la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías.

La Administración de Información Energética dice que el consumo de carbón y otros combustibles fósiles aumentará hasta 2030. ¿Cuál es el futuro de las energías renovables si esa economía basada en contaminantes no frena por ahora?

Todo depende. Esos son los cálculos de hoy, hechos con el modelo actual. No sabemos si en 20 años haya tanta inversión en formas de producción sostenibles que el modelo comience a variar, al punto de que el carbón o el petróleo dejen de ser tan atractivos comercialmente. Dependemos de las decisiones políticas.

Real Life EconomicsUno de los beneficios teóricos de la economía verde es que crea millones de puestos de trabajo. ¿Cómo se produce este milagro?

En el momento en que se inventen nuevas tecnologías, se necesitarán más personas que manejen esas nuevas propuestas. Incluso habrá gente que deje de trabajar en actividades contaminantes y se pase a cubrir el nuevo modelo. La transición hacia una economía más verde podría generar entre 15 y 60 millones de empleos adicionales en el mundo en las próximas dos décadas, y sacar a millones de la pobreza.

¿Cuál es ese sector que se debe ‘enverdecer’ primero?

La agricultura, que debe ser mucho más orgánica, como lo está logrando Europa. Pero en general, todos los sectores deben incluir procesos menos impactantes, porque igual vamos a necesitar hierro, agua o madera.

¿Cuál energía renovable se podría desarrollar primero: eólica, solar, térmica o marina?

La energía de biomasa, que usa materia orgánica. Le seguiría la solar, que transforma la energía en electricidad. Detrás estaría la que se produce con las olas del mar.

¿Se podría vivir solo del sol?

Por supuesto. Solo el sol, en un día, nos aporta la energía que los humanos usamos y producimos de múltiples formas durante un año. Impensable todo lo que estamos desperdiciando; por eso, las tecnologías que la captan deben ser cada vez más eficientes, sobre todo para los países ubicados sobre el Ecuador, donde la energía solar está presente todos los días.

Estamos sacrificando la salud del planeta y la nuestra, por un consumo desaforado. ¿Cuál es el camino para cambiar ese enfoque tan impactante?

Logrando que las formas de consumo irresponsable sean gravadas o penalizadas. El consumo propio no es un problema hasta tanto no perjudiques a tu vecino. El uso excesivo u ofensivo de los recursos debe ser castigado con dinero.

Colombia debate si debe ser un país minero, pero es biodiverso y genera más del 70 por ciento de la energía eléctrica con agua. ¿Qué análisis le merece?

Colombia debe pensar en buscar alternativas energéticas. La energía hidráulica, aunque no produce emisiones de CO2, no se puede considerar limpia por el impacto ecológico que tiene. No pueden descuidar el Amazonas, y si se piensa hacer minería allí, deben obligarse a que esta cumpla exigencias ambientales muy altas. Creo que es uno de los países del mundo con mayor potencial para revolucionar su actual modelo.

JAVIER SILVA HERRERA
 Redacción Vida de hoy

(Imágenes tomadas de http://www.iisd.ca y barnesandnoble respectivamente)

=====================

While in Colombia in early October Professor Paul Ekins of UCL-Energy and UCL-ISR was interviewed by Silva Javier Herrera for ‘Writing Life Today’ on the topic of sustainable development.

Interview translated from ‘Redacción Vida de hoy’:

Paul Ekins says Colombia has great potential to design a model of sustainable development. Paul Ekins says that if a large part of humanity to live as he does, the world would be different. Maybe there would be so many enigmas climatic or environmental dilemmas to solve. Do not have a car and prefer to move by bike in London (England), the city for more than 40 years. Not vegetarian recalcitrant, but says eating less meat as possible.

He was in Colombia this week as an exception to the rule, because unless you have a great justification, does not very long plane trips. Prefer to go where scope take a train. Use basic technology and heats the water in your house with solar panels. “I lead a simple life, says this expert in energy and environmental policy, but I love music and theater, perhaps too much, but I do not consume much art poses a threat.”

Ekins, professor at University College London (UCL) and director of the British Centre for Energy Research, participated in the V International Congress of Environment that ended this week in Bogotá, organized by the Centre for International Sustainable Development (CEID) , with support from TIME.

He is one of the most knowledgeable humans green economy, a new strategy that seeks to nations impose a growth model that generates wealth, but at the same time reduce the ecological impacts on ecosystems. Ekins much faith you have in this new track, which believes it can “and” to divide the future century.

You say that the green economy is the next industrial revolution. Why?

The industrial revolution changed the basis of the economy, changed forms of production, consumption and investment. From a very agricultural humanity became a manufacturer, emerged fossil fuels and the car was born, for example. The green economy seeks to stop looking at natural resources as assets infinite. Now we have to start a new industrial revolution that will put us to move differently, using new resources to change the way to do energy. We need to move from a polluting economy to a brown or green and moving with the wind, the sun and the waves.

Is the green economy is a passing fad or mature environment?

It’s not a fad nor can be, here things do not depend on whether or not a trend, should be the model of the future. We can not expect 7,000 million Californians live as citizens, without frills or restrict consumption. Toca change. The emphasis should not be the destruction of the environment.

Do not you think that is an exclusive model, only for rich countries?

Today, for the misuse of resources and the destruction of ecosystems, the poor lack access to energy, to adequate food, clean water. Precisely what does the green economy is to sustain the resources they depend on low-income communities and reducing their shortcomings. An example: in the short term, create an open dump is cheaper than building a state of the art landfill that handles garbage properly. But long term, the dump is more expensive, it will generate priceless damage to soil, water and health of people. It is the opposite of an exclusive model.

To move from theory to reality, which countries stand out, even partially, and economically green?

In Germany, 20 percent of its energy is pure make wind turbines. In Austria, the same renewable energy production reaches 40 percent. In the Netherlands, more than 85 percent of industrial waste is recycled. In Taiwan, industry recycles 50 percent. These sites are going to use model-bounce-produce one that is closing the cycle and produce-use-dispose and reuse.

What should be the government’s strategy for implementing this model sustainable?

Environmental taxes for polluters and opportunities for sectors that try to be clean. Restrictions Apply: forcing each housing complex to be built is energy efficient, for example. And promote innovation, research and development of new technologies.

The Energy Information Administration says that the consumption of coal and other fossil fuels will increase to 2030. What is the future of renewable energy-based economy if that stops contaminants by now?

It all depends. Those are today’s calculations, made with the current model. We do not know if in 20 years there is so much investment in sustainable forms of production that the model begins to change, to the point that coal and oil are no longer as attractive commercially. We depend on political decisions.

One of the theoretical benefits of the green economy is creating millions of jobs. How is this miracle?

At the time to invent new technologies, more people are needed to handle these new proposals. Even some people will stop working on polluting activities and pass to cover the new model. The transition to a greener economy could generate between 15 and 60 million additional jobs in the world in the next two decades, and lift millions out of poverty.

What is the sector to be ‘green’ first?

Agriculture, which should be much more organic, as is achieving Europe. But in general, all sectors must include processes less shocking, because maybe we need iron, water or wood.

What renewable energy could be developed first: wind, solar, thermal or sea?

Biomass energy, using organic matter. I follow the sun, which transforms the energy into electricity. Behind that would occur with the waves.

Could the sun live alone?

Of course. Only the sun, in a day, gives us the energy that humans use and produce multiple forms for a year. Unthinkable everything we are wasting, which is why the capture technologies must be increasingly efficient, especially for the countries located on Ecuador, where solar energy is present every day.

We are sacrificing the health of the planet and ours, for unbridled consumption. What is the way to change that approach so shocking?

Achieving that forms of irresponsible consumption are taxed or penalized. Own consumption is not a problem as long as you do not harm your neighbor. Excessive use of resources or offensive to be punished with money.

Colombia should be debated whether a mining country, but is biodiverse and generates more than 70 percent of electricity with water. What analysis on that?

Colombia should consider seeking energy alternatives. Hydropower, but does not produce CO2 emissions, can not be considered clean by the ecological impact it has. Can not neglect the Amazon, and if you plan to do mining there, must be bound to comply with environmental requirements is very high. I think that is one of the world’s countries with the greatest potential to revolutionize the current model.

Version published in Writing Life Today (Redacción Vida de hoy)

(Pictures taken from http://www.iisd.ca y barnesandnoble respectively)

 

Tags: , , , , , , , , , ,

Slow Food – Comida Lenta


El movimiento SLOW (LENTO/A) que busca resistirse al FAST (RÁPIDO/A) propio de la vida moderna, del progreso, de los sistemas de producción y consumo que buscan la acumulación del capital, en fin… propio del “desarrollo” se inció con la comida lenta en vez de la comida rápida, pero ha ido extendiéndose a otras aspectos de la vida como veremos en otros mensajes que les compatiremos. La Fast Food y la Slow Food están intimamente relacionadas con la seguridad alimentaria, las formas de producción agropecuarias, las lógicas campesinas, el consumo energético, la relación con la naturaleza y otras serie de elementos del entorno natural.

slowfood3COMIDA LENTA

“Este movimiento creado en Italia hace unos 20 años se ha estado extendiendo por todo el mundo ganando cada vez más adeptos. El Slow Food o comida lenta está simbolizado por un caracol, la realidad es que es el mejor símbolo que puede representar a este concepto gastronómico que pretende oponerse al fast food para volver a la comida tradicional disfrutando con toda tranquilidad de una buena mesa en un entorno adecuado.

La comida rápida que nos proporcionan en los establecimientos especializados, puede comerse a cualquier hora del día y en pocos minutos, la falta de tiempo propicia el auge de estos establecimientos. Si sumamos la rapidez del menú, la cantidad de grasas que nos aportan, la falta de masticación, el exceso de sal, etc., obtenemos un cóctel perjudicial para nuestra salud. Además los nutrientes necesarios para nuestro organismo no son aportados con este tipo de comidas.

Slow Food pretende recuperar las costumbres alimentarias saludables, consumiendo platos nutritivos y completos utilizando ingredientes que sean consistentes y que nos aporten lo necesario a nuestro organismo como pueden ser las legumbres, las pastas, carnes o pescados, verduras, etc.

Este nuevo concepto tiene la base de una dieta mediterránea pero con unas ligeras variaciones en cuanto a la forma de realizar las cocciones, además de unos con conceptos añadidos que mejoran la dieta, como por ejemplo, una masticación adecuada de los alimentos, utilizar sabores suaves y naturales, mantener una comida sin prisas que favorezca la relación social con el resto de comensales, utilizar menús de gran calidad nutritiva, etc.

Sin duda es un gran concepto que favorece muchos aspectos de nuestra salud, aunque difícil de seguir, la falta de tiempo no es un capricho, es una necesidad, una obligación que nos conlleva a muchos aspectos negativos en nuestra alimentación y por consiguiente en nuestra salud. Tendrían que cambiar muchos aspectos para poder seguir esta tendencia…” (Tomado de http://www.directoalpaladar.com/cultura-gastronomica/slow-food-comida-lenta)

 

Tags: , , , , , , , , , ,

El des-orden territorial provocado por la locomotora minera


El des-orden territorial provocado por la locomotora minera (Ingrid Penagos)

on Martes, 15 Octubre 2013. Posted in Artículos, Edición 19, Ingrid Penagos Peña, Nacional, Territorio , Minería

19 IngridEl Plan Nacional de Desarrollo, en su artículo 109, ordenó a la autoridad minera elaborar un plan nacional de ordenamiento minero, que tuviera en cuenta los lineamientos en materia de ordenamiento territorial y ambiental. Sin embargo, a la fecha el plan no existe y los avances son realmente precarios. Lo que sí avanza es una avalancha de conflictos en los territorios que configuran una crisis estructural del ordenamiento territorial en el país.
 
Ingrid Penagos
Fuente: www.vanguardia.com
En los últimos años el país ha experimentado un inusitado proceso de titulación y de radicación de solicitudes de contratos de concesión para explotación minera. Todo este proceso en concordancia con la política Colombia: país minero. Además de provocar una masiva ocupación del territorio en función de intereses del sector, lo anterior se ha llevado a cabo en medio de irregularidades que muestran una crisis estructural del catastro minero administrado hasta hace muy poco por el INGEOMINAS y ahora por la recién constituida Agencia Nacional de Minería.

Las cifras de la titulación son alarmantes: existen 9.331 títulos mineros otorgados y 10.138 solicitudes de títulos en trámite, de acuerdo al reporte de la Agencia Nacional de Minería (2012, p.1). Este proceso centralizado y excluyente ha generado cuatro tipologías de conflictos por el uso del suelo en zonas destinadas para la minería que exhiben a continuación.

1. Pequeña y mediana minería vs gran minería

Una característica de la titulación es el favorecimiento a grandes compañías multinacionales en zonas donde se desarrollan actividades de minería tradicional, pequeña y mediana minería. Tal es el caso de los departamentos del litoral pacífico, especialmente el del departamento del Chocó:

19 Ingrid1Fuente: Agencia Nacional de Minería, cálculos propios.

El Chocó es un caso típico de titulación en zonas con tradición y vocación minera, igualmente ocurre en departamentos como Antioquia, el área del Sur de Bolívar, y los municipios costeros del litoral pacífico en los que el epicentro de la actividad económica es la minería realizada con utilización de equipos mecánicos como dragas, mini-dragas y retroexcavadoras que extraen el recurso en minas que tienen una máxima extensión de dos o tres hectáreas.

Con la puesta en marcha de la locomotora, estos mineros están siendo desplazados, perseguidos y presionados a abandonar su actividad económica o en su defecto a plegarse a la minería a gran escala. El 30 de octubre de 2012 entró en vigencia el decreto 2235 que reglamenta el artículo 106 de la ley 1450 PND que prohíbe la explotación de minerales sin las exigencias previstas en dicha ley, el decreto autoriza a la Policía a destruir la maquinaria y sus partes que no tengan la documentación correspondiente al momento del operativo. Igualmente este procedimiento pretende elevarse a ley de la república a través de un proyecto de ley de autoría del Ministro de Defensa, en el que se establece que se incurrirá en prisión de cincuenta y cinco (55) a ciento doce (112) meses y multa de ciento cuarenta (140) a cincuenta mil (50.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes a quienes se encuentren adelantando actividades de minería ilegal (Proyecto de ley 091 de 2013, por medio de la cual se modifican el Código Penal, el Código de Procedimiento Penal, la Ley del Procedimiento Sancionatorio Ambiental, el Código Nacional de Tránsito y el Código de Infancia y Adolescencia, con el fin de fortalecer las medidas contra la criminalidad y la financiación del terrorismo, y se dictan otras disposiciones).

De acuerdo con ASOMICHOCO la mayoría de los mineros del departamento no cuentan con título ni mucho menos licencia ambiental. Ellos afirman haber realizado solicitudes de formalización ante el Ministerio de Minas de las cuales la mayoría han sido rechazadas y muchas de ellas no contestadas. En sus palabras “el Gobierno quiere sacarnos, entregarle todos nuestros recursos y territorios a las multinacionales, no lo permitiremos y lucharemos por nuestro derecho al trabajo y al alimento de nuestras familias” (Quinto, 2011, Audiencia Pública Senatorial). La mayoría de estas solicitudes se han realizado hace más de 10 años.

2. Minería vs sistema de áreas protegidas

La titulación ha contravenido la ley 685 del 2001 como también la legislación ambiental que ordena la protección especial del Sistema Nacional de Áreas protegidas. Contrario a eso, la autoridad minera ha otorgado títulos y admitido solicitudes sobre zonas de páramo, parques nacionales naturales y zonas de reserva. Actualmente existen 104 títulos que se superponen con áreas de reserva forestales, 154 títulos con parques nacionales naturales y 451 títulos en zonas de páramo (Agencia Nacional de Minería [ANM], 2012, 7).

Este proceso configura un grave riesgo de deterioro ambiental en zonas ecológicamente sensibles. Tal es la gravedad de este fenómeno que la Contraloría profirió una función de advertencia en la que alerta sobre el daño ambiental que, con ocasión al otorgamiento de títulos en zonas de páramos, provocaría en estos ecosistemas y que pondría en riesgo el abastecimiento de agua a ciudades con población superior a 13 millones de personas, es decir, el 40% del país (CGR, 2012, p.9). La autoridad ambiental manifiesta que viene ejerciendo acciones para reversar esta tendencia, lo cierto es que aún no es constatable tal intervención.

3. Minería vs agricultura

Esta tipología de conflicto se expresa en áreas cuya vocación es eminentemente agrícola, sin tradición minera, con altos volúmenes de producción de alimentos. Aquí se incluye el conflicto territorial generado por el controvertido proyecto La Colosa en el municipio de Cajamarca, título que ostenta la multinacional Anglogold Ashanti, que es a la par la compañía que más títulos mineros tiene en el país. En esta zona, por sus favorables condiciones climáticas, se cultivan diversos productos de la canasta básica alimentaria de la región.

Recientemente se tuvo acceso a información acerca de una compra masiva de predios en el área de influencia del proyecto (Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de Cajamarca, 2013, p. 1-8). Todas son fincas cultivadas con productos de pancoger. La oposición al megaproyecto minero no se ha hecho esperar: “Nos preocupa especialmente el deterioro ambiental, porque no son diez volquetadas de tierra las que van a caer aquí sino todo el material de extracción que sale de las 515 hectáreas que tiene AngloGold Ashanti en Cajamarca” declara del concejal Carlos Iván Olaya, uno de los líderes de un paro cívico que se realiza actualmente en el municipio Doima (Bermúdez, 2013, párr. 15).

El eje cafetero es también blanco de la Locomotora. Así, esta zona, conocida como la principal productora de café, está en riesgo de ser afectada por la exagerada titulación. A esta situación se suma una resolución de la UNESCO que determinó el paisaje cultural cafetero como patrimonio mundial. En la misma resolución ordena de manera taxativa “no autorizar ninguna actividad minera dentro de la propiedad y de sus alrededores inmediatos” (Resolución 35 COM 8B.43, 2011, p.6).

El Paisaje Cultural Cafetero PCC lo conforman cuatro departamentos: Caldas, Quindío, Risaralda y Valle del Cauca, que incluye a 47 municipios, que comprenden 141.120 hectáreas. En el área del PCC existen en la actualidad 314 títulos mineros que ocupan un área de 160.817 hectáreas (López, 2011, p.14).

En los departamentos de Cauca, Nariño y Huila existen concesiones mineras en zonas donde jamás han obtenido un gramo de oro, habitadas por comunidades campesinas con una cultura agropecuaria. En estas zonas en jurisdicción del macizo colombiano, una de las principales reservas hídricas de la nación (Comité de Integración del Macizo Colombiano CIMA, 2011, 45), se encuentran realizando labores de prospección y exploración para realizar proyectos de minería a cielo abierto, modalidad que altera el paisaje, la vocación y uso del suelo y evidentemente tiene graves impactos ambientales.

De continuar los planes de la locomotora, es casi que inminente el desplazamiento de una actividad productiva enraizada culturalmente en estas regiones como la producción de alimentos, por una intrusa actividad que por esencia es antípoda con la naturaleza.

4. Minería vs territorios de comunidades indígenas y afros

Pese a que estas comunidades guardan una protección especial por la Constitución y la Ley, también son hoy reflejo del ímpetu de la Locomotora, ya que en estas zonas existen miles de hectáreas destinadas a la explotación minera. Es importante señalar que hay comunidades indígenas que tienen definido no realizar ningún tipo de actividad minera en sus territorios. En contraste, las comunidades afros si tienen un vínculo ancestral con esta actividad y realizan minería de subsistencia o barequeo. Un aspecto relevante es el esguince que se le hizo al proceso de consulta previa para la titulación en estas áreas, que se ha convertido en un obstáculo para que se aceleren los procesos de conocimiento e ingreso de las mineras a las zonas de resguardo y consejo comunitario, figuras de organización territorial colectiva de las comunidades indígenas y afrodescendientes, respectivamente.

La minería en estas zonas comporta una doble exclusión: la primera es la violación a la participación consagrada en el bloque de derechos internacionales en materia de toma de decisiones, y la segunda, la implantación de un modelo que estructura el territorio con estándares intensivos de explotación de los recursos naturales. Sin lugar a dudas, esta simbiosis terminará por agravar los actuales conflictos detectados.

Consideraciones finales

La Locomotora minera tiene un impacto negativo sobre la vida de las comunidades, sus formas, tradiciones y estilos que han sido tejidos por múltiples generaciones que enfrentan una monstruosa amenaza en tanto al fragmentar los territorios y transformar estructuralmente la vocación y uso del suelo, se están alterando inexorablemente la cultura y las dinámicas de vida.

La multiplicidad de conflictos emergentes por el uso, ocupación y ocurrencia del suelo, se prolongará y complejizará ante la ausencia de una política de ordenamiento congruente. Se necesita, entonces, que el nivel central, anteponga el interés nacional a la imposición de los grandes centros financieros y que le otorgue protagonismo a los actores y constructores naturales del territorio.

Ordenar el territorio es oportuno en las actuales circunstancias históricas, por lo que habrá que emprender iniciativas en movimiento, junto a redes de múltiples comunidades que decididamente ejerzan el liderazgo necesario en cada unidad territorial para enfrentar la legislación y el avasallamiento de esta política, pues tales iniciativas en movimiento no son exclusivas de comunidades rurales ya que los centros urbanos serán igualmente impactados.

***

Bermúdez, A. (2013, 6 de febrero), Doima declara a AngloGold Ashanti minera non grata. La sillavacia.com. Recuperado el 14 de febrero de 2013, de http://www.lasillavacia.com/historia/doima-declara-anglogold-ashanti-minera-non-grata-41344

Contraloría General de la República. (2012). Función de Advertencia: Degradación Ecosistemas de Páramos. Bogotá, Colombia.

López, A. (2011). Debate Control político Comisión Sexta Constitucional: Paisaje Cultural Cafetero. Bogotá, Colombia.

Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de Cajamarca. Certificado de Tradición Matrícula Inmobiliaria. (2013, Enero). Cajamarca, Tolima.

Pardo, A. (2012, 09 de diciembre), Modelo Minero 2012 para Colombia. Razónpublica.com. Recuperado el 14 de enero de 2013 de:

Quinto, A. (2011). Pequeña y Mediana Minería en el Choco. Ponencia presentada en Audiencia Pública Senatorial 2011, Bogotá.

 

Tags: , , , , , , , , , ,