RSS

Category Archives: Postdesarrollo

El Almanaque del Futuro – Hay algo más que el mercado (2)


La iniciativa llamada EL ALMANAQUE DEL FUTURO, está estrechamente relacionada con los debates actuales sobre el concepto y las prácticas de “desarrollo”. Como parte de esta iniciativa se han documentado nueve experiencias prácticas actuales; va la segunda…

ALMANAQUE DEL FUTURO
EXPERIENCIAS MOTIVADORAS Y NUEVOS CAMINOS DESDE LO LOCAL

Jorge Krekeler(Jorge Krekeler – Asesor Temático MISEREOR)

HAY ALGO MÁS QUE EL MERCADO
Acerca de la experiencia documentada Familias campesinas de la comuna San Gabriel del Baba mediante muchos encuentros e intercambios de experiencias se convencieron de la agro-ecología. En la actualidad, sus fincas son plenamente agroecológicas y las personas son promotores de la causa agroecológica. Han logrado canales de comercialización alternativos pero aun se encuentran con consumidores poco conscientes. Estos contratiempos del mercado no han cambiado su convicción ya que para las personas, el mercado y la parte económica no es lo más importante. comida sana

Una tarde en la finca
Fabiola Erazo y Mónica Beltrán han invitado a visitar sus fincas. Ellas viven en la comuna San Gabriel del Baba, en el área rural de la ciudad de Santo Domingo de los Tsachila, situada a setecientos metros de altura en el camino de Quito a la Costa Pacífica en Ecuador. El número de personas y familias campesinas, quienes vienen capacitándose y practicando la agricultura agroecológica es grande en esta región. Click para acceder al documento original y leer la experiencia completa Hay algo más que el mercado

(Imagen tomada de youtube)

Advertisements
 

Tags: , , , , , ,

El ABC del Comercio Justo – Emaús Fundación Social y Coord. Estatal de Comercio Justo


Emaús Fundacion Social y la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, ambas con sede principal en España, ofrecen un sencillo documento sobre las principales características de la práctica del Comercio Justo, en el que afirman:

“El comercio es uno de los pilares básicos de la economía mundial. Sin embargo, las reglas del comercio internacional no son equitativas y las situaciones de los países respecto a ellas son también muy desiguales. El actual sistema comercial internacional está marcado, cada vez más, por una acentuada diferencia entre el Norte y el Sur. En este sentido, el Norte marca las reglas del juego -competitividad y máximo beneficio, entre otros aspectos-, a costa de un Sur -fuente de materias primas y mano de obra barata- cada vez más empobrecido. El comercio internacional no es neutro, es un sistema de intercambio gestionado por normas e instituciones que reflejan opciones políticas e intereses económicos.

cartel_quesitoDetrás del comercio internacional existe el rostro de millones de personas y las reglas por las que se rige incrementan su pobreza en la medida que beneficia sólo a unos pocos y aumentan las desigualdades. Por el contrario, si se modificaran las actuales reglas comerciales, éstas podrían influir positivamente en la vida de estas personas y en la erradicación de la pobreza, incluso en mayor medida que incrementando la Ayuda Oficial al Desarrollo (CONGDE, 2006). Los gobiernos de los países ricos insisten siempre en su compromiso con la reducción de la pobreza, pero no modifican sus políticas comerciales que suponen un saqueo a los países empobrecido y están causando un enorme sufrimiento a las poblaciones más pobres del mundo.

La expansión del comercio mundial en el contexto de la globalización ha tenido pésimos resultados para la reducción de la pobreza. Las desigualdades entre ricos y pobres están aumentando, tanto entre países como dentro de ellos. Según un informe de Oxfam Internacional (2002), los países de renta alta, con solo el 14% de la población mundial, acaparan el 75% del PIB mundial, y hay 1.100 millones de personas condenadas a sobrevivir con menos de un dólar al día. Las desigualdades en el comercio están intensificando estas diferencias. De cada dólar generado por las exportaciones en el sistema internacional de comercio, a los países de renta baja les llegan sólo tres céntimos.” Para leer el texto completo click El ABC del Comercio Justo

(Imagen tomada de www.almazenom.com.ar)

 

Tags: , , , , ,

El consumismo ¿A qué precio vendes tu vida?


 

 

Tags: , ,

La Invención del Tercer Mundo – Arturo Escobar


Click aqui para acceder a la lectura de este libro La Invención del Tercer mundo

 

Tags: , ,

La Revolución Agroecológica – Altieri y Toledo


Con el lema “Rescatar la Naturaleza, asegurar la soberanía y empoderar al campesino”, la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología, publicó la versión es español del articulo LA REVOLUCIÓN AGROECOLÓGICA EN AMÉRICA LATINA” de Miguel Altieri y Victor Toledo en el año 2011; este articulo habia sido publicado ante en como “The agroecological revolution of Latin America: rescuing nature, securing food sovereignity and empowering peasants. The Journal of Peasant Studies Vol. 38, No. 3, July 2011, 587–612. Traducción de Pablo Alarcón-Chaires revisada por los autores.

Resumen
agroecologíaEste artículo revela y describe lo que se conoce como “revolución agroecológica” en Latinoamérica. Si bien en la región continúan aumentando las agroexportaciones y el uso de biocombustibles con sus consecuencias en el calentamiento global, los conceptos de soberanía alimentaria y rural surgidos de la perspectiva agroecológica están captando cada vez más la atención. Y es que las nuevas propuestas científicas y tecnológicas relacionadas con la ciencia de la agroecología y con los saberes indígenas están siendo cada vez más aplicados por un número importante de campesinos, ONG’s, gobiernos e instituciones académicas. Esto está permitiendo logros trascendentes en temas como la soberania alimenaria basada en la conservación de los recursos naturales y el empoderamiento local, regional y nacional de organizaciones y movimientos campesinos.

Una evaluación de varias iniciativas latinomericanas muestra que la aplicación del paradigma agroecológico puede traer beneficios ambientales, económicos y politicos a pequeños productores y a comunidades rurales, así como a la población urbana. En este documento se muestra el potencial de la agroecología para promover cambios sociales y agrarios trascendentes encaminados a la sustentabilidad a partir de proyectos, iniciativas y movimientos de inspiración agroecológica en Brasil, la region Andina, México, Centroamérica y Cuba. Con base en la triple “revolución agroecológica”, epistemológica, técnica y social, se están generando cambios nuevos e imprevistos encaminados a restaurar la autosuficiencia local, a conservar y a regenerar la agrobiodiversidad, a producir alimentos sanos con bajos insumos y a empoderar a las organizaciones campesinas. Estos cambios abren nuevos derroteros politicos para las sociedades agrarias de Latinoamérica y conforman una alternativa totalmente opuesta a las políticas neoliberales basadas en la agroindustria y en las agroexportaciones. Para leer el artículo completo La revolución agroecológica

(Imagen tomada de http://www.mon.uvic.cat)

 

Tags: , , , , , , ,

Pago de Favores: La nueva máscara del capitalismo – Ginna Velasco


Pago de favores – la nueva máscara del capitalismo Por Ginna Velasco*

En la actualidad, existe un gran debate sobre los alcances que la economía colaborativa, o share economy en inglés, puede llegar a tener en la sociedad. En medio de la controversia, surgen argumentos que, al parecer, buscan que las personas estén o a favor o en contra de la implementación del modelo. Así, se crea un zigzag de polos opuestos que no deja espacio para cuestionar si es posible tomar el timón, ir en direcciones deseadas, e intentar esquivar huecos, o si simplemente activamos el piloto automático, porque es algo inevitable y su kilometraje comenzó hace tiempo.

Qué-es-la-economía-colaborativaPara comenzar, se puede afirmar que, el término de economía colaborativa hace referencia a la interacción que hacen dos o más personas, por medio de intermediarios digitales, para ofrecer o adquirir bienes y servicios.  Por ejemplo, que una persona pueda compartir o rentar su auto, y una persona sin auto pueda acceder al mismo.

¿Dónde está la novedad? Desde sus orígenes, el ser humano se ha organizado en comunidad y ha podido sobrevivir gracias a su constante relación con los demás.  Por lo tanto, la economía solidaria no es algo nuevo, y mucho menos el trueque, que ha sido utilizado desde inmemoriales tiempos; lo novedoso aquí es que, bajo la imagen de solidaridad y uso más eficiente de los recursos, un intermediario digital se lucra y se queda con gran parte de la ganancia.

¿Ganancia? Si, la ganancia. Y esta es la mayor diferencia que se debe resaltar entre este “nuevo tipo de economía” y otras formas de economías solidarias. En las últimas, la ausencia de ganancia individual es una característica primordial. Esto se debe a que promueven una relación de apoyo y fraternidad, que busca humanizar la economía y privilegia el desarrollo humano, por encima de búsqueda de ganancia o beneficio individual.

Lo anterior significa que, bajo una máscara de solidaridad y en su necesidad intrínseca de crecer, el capitalismo ha permeado nichos que normalmente funcionaban como altruismo y los convierte ahora en posibilidad de negocio.

En la red, se pueden encontrar servicios que van desde facilidades de transporte, como Uber, hasta contacto con personas que se ofrecen para regar plantas mientras uno se va de la ciudad. Pero ¿desde cuándo es necesario buscar en internet a alguien para que riegue las plantas y no mejor abrir la puerta y saludar al vecino(a) que quizás pueda colaborar? Si deseamos tener más contacto con los demás ¿por qué acudir a internet y no hablar u organizarse directamente con las personas? ¿Será el remedio peor que la enfermedad? Para acceder al texto completo click Velasco – Pago de Favores

 

Tags: , , , ,

¿Los disidentes somos desadaptados?


Tomado de “Conversar, sentir y pensar” publicado el 14.08.15

Cualquier coincidencia con nuestra vida diaria…

Había un mundo feliz en el que las máquinas no terminaban en la palanca o el teclado si no que de ellas hacía parte también el operario y el oficinista, la producción controlaba a estos humanos como periféricos de los aparatos a los que estaban conectados y cada ocho horas tenían relevos en los turnos de trabajo.

Para lograr que las ganancias siempre se acrecentaran era necesario contar con personas dispuestas a la eficiencia por encima de todo y esto se lograba maravillosamente; era el resultado de siglos de cambio cultural centrado en las aspiraciones del individuo, el descrédito de lo comunitario y la conversión del egoísmo en el mayor valor para guiar la sociedad.

automata1Desde muy chicos en sus hogares les transmitían que al ser adultos serían valorados por sus ingresos y la manera de gastarlos en centros comerciales, automóviles, bisturís, parejas y otras deslumbrantes mercancías.

El sistema era eficiente, los padres impulsaban a sus hijos a ser siempre los primeros en la carrera de triciclos, en el equipo de fútbol, en las notas escolares, repetían: sólo sirve ser el primero, los demás son perdedores. El principal motivo para elegir que aprenderían sus pequeños era el cuanto ganarían en sus oficios de adultos.

Los estudiantes insistían y lograban que los profesores fueran prácticos, divertidos, ligeros y que no los perturbaran con esas tediosas teorías que explicaban los fenómenos y las causas; la sociedad había avanzado y fue aceptado como pilar de la enseñanza que no era importante aprender a sumar ya que la calculadora había rescatado a la humanidad de ese farragoso asunto.

La educación había sabido responder de manera satisfactoria a la crítica frecuente del mundo productivo que la acusaba de no conectarse con las necesidades de la ganancia; por fortuna habían sido relegadas a su mínima expresión las humanidades, el arte y la música; la academia lograba operarios específicos, oficinistas repetitivos, directores sin liderazgo, médicos sin pacientes pero con clientes, agrónomos sin campesinos pero con rentabilidad; la eficiencia había sido lograda.

En el trabajo les decían que llegaban a una gran familia, leían los valores éticos de la empresa, comprendían con ilusión que debían estar disponibles para cuando los necesitaran, que trabajar tiempo extra sin paga era un gesto de compromiso; en diez años ya habían tenido igual cantidad de empleos; pero eso no importaba, desde su más tierna edad habían sido formados para vivir en la incertidumbre del contrato, en la precariedad del suelo y en las necesidades de del servicio.

En las charlas de motivación con la sicóloga de la empresa les recordaban que eran un equipo y debían ayudarse; en las reuniones de trabajo y cumplimiento de metas se les exigía competir todos contra todos; el sistema funcionaba bien, ya en esta etapa de la vida contaban con la ventaja firme de ni siquiera notar las contradicciones.

Para bienestar general los momentos de ocio eran pocos, los niños tomaban ocho cursos adicionales a sus labores escolares, los adultos usaban casi todo su tiempo en el trabajo y transporte diario.

La diversión más frecuente era matar el tiempo libre desde alguna pantalla que le evitará dar vida a la conciencia de si mismo; también ya se había superado esa época primitiva de ser hincha de un equipo local y ya todos compraban camisetas y abalorios de uno o dos equipos grandes del universo con los cuales se conectaban a través de la televisión.

Estaba en vía de superación esa atávica costumbre de conversar con el vecino, mirar la cara del interlocutor y aún la peor: dirigirle la palabra a otros en los sitios comunes donde pudieran coincidir.

La inteligencia se evidenciaba en la capacidad para hacer buenas compras un día de promoción; en la habilidad para la gimnasia bancaria y las acrobacias con los días de cierre de las tarjetas de crédito.

Esta sociedad era feliz, exhibían los objetos y el oropel que sus padres y abuelos nunca habían soñado, sabían cuál era la última tontería del artista de moda, contaban con una dosis diaria de me gusta en sus cuentas sociales y estaban seguros que no había límites en y para el planeta.

Un disidente dice que protegidos por sus sábanas duermen mal, se sienten solos y frustrados, ¡Sólo es un desadaptado!

14.08.15 (Imagen tomada de http://www.pijamasurf.com)

 

Tags: , , , ,