RSS

¿Es Nueva Zelanda un modelo de desarrollo para Uruguay?


¿Es Nueva Zelanda un modelo de desarrollo para Uruguay?

17.Oct.2016

En esta nota argumentaré que lo fue en el pasado, pero debería dejar de serlo, afirma Jorge E. Álvarez, Doctor en Historia Económica. Profesor Adjunto de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República. Programa de Historia Económica y Social, Unidad Multidisciplinaria.

¿Por qué Nueva Zelanda fue un modelo para Uruguay? Porque a pesar de sus similitudes, como el tamaño de la población, la especialización primario-exportadora y la superficie territorial destinada a la producción agraria, Nueva Zelanda logró en el largo plazo mejores resultados que Uruguay en dimensiones relevantes para el desarrollo. A modo de ejemplo: un sistema agrario de pequeñas y medianas propiedades con altísimos niveles de productividad; un desarrollo regional más equilibrado que se expresa en una mejor distribución territorial de la población; un sistema educativo con más altos niveles de cobertura en los tres niveles de formación; una sociedad más equitativa en la distribución de los ingresos que alcanzó más altos niveles de bienestar para su población. Buscando comprender (y adaptar) la clave del éxito neozelandés, los uruguayos hemos mirado desde hace más de medio siglo ese ejemplo con la ilusión de superar los obstáculos que nos han hecho vivir por debajo de lo que consideramos nuestro propio potencial como país.

¿Por qué Nueva Zelanda no debería ser más un modelo para Uruguay? Porque los propios neozelandeses ven con preocupación cómo son cada vez más pobres, menos productivos y menos competitivos en la economía mundial. La principal paradoja de la economía neozelandesa muestra que, a pesar de estar ubicada en los primeros lugares del ranking mundial en variables consideradas relevantes para el desarrollo como la calidad democrática, el respeto a los derechos de propiedad, los bajísimos niveles de corrupción, de carga impositiva y gasto público como porcentaje del PBI, el país no ha logrado detener su caída en el ranking mundial de ingresos por habitante (Callaghan, 2009; Easton, 1997). Este proceso de rezago relativo es un rasgo que Nueva Zelanda comparte con Uruguay.

Si se consideran los niveles de PBI per cápita que reportan las estadísticas históricas (Bértola et al, 1998; Briggs, 2007; Maddison-Project, 2013) Nueva Zelanda y Uruguay integraron, a inicios del siglo XX, el grupo de los países más ricos del mundo. Esta posición se debió a que las dos economías tienen excelentes condiciones naturales para la producción agraria y se especializaron en la producción y exportación de un rango limitado de productos ganaderos (carnes, lanas, cueros, lácteos) que gozaron de posiciones de privilegio en los mercados de las economías desarrolladas de Europa. Sin embargo, en la segunda mitad del siglo XX, ambos países cayeron marcadamente en el ranking mundial de ingresos por habitante. Este declive ha sido interpretado como el resultado de las dificultades para adaptarse a los cambios que experimentó la economía mundial desde la segunda posguerra, en particular la pérdida de dinamismos de la demanda a escala global de los bienes que exportan ambos países. Un análisis a largo plazo pone en evidencia que, más allá del alza de los precios y el empuje de la demanda internacional de bienes intensivos en recursos naturales que tuvo lugar en la última década, la pérdida secular de dinamismo de la demanda internacional de bienes primarios fue erosionando las bases de la competitividad histórica de ambos países, sustentada básicamente en la productividad de la tierra. La expresión de este rezago relativo es que ambos países se especializaron en actividades con bajos niveles salariales y bajos niveles de productividad, mostrando serias dificultades para diversificar la economía (Skilling, 2009; Bértola et al, 2014). En última instancia, la brecha creciente de los niveles de ingresos por habitante de Nueva Zelanda y Uruguay con relación a los países desarrollados ha sido definida como una brecha de conocimiento, de tecnología (Hendy and Callaghan, 2013; Bértola et al, 2014).

¿Qué modelo para ambos países? En la actualidad los neozelandeses debaten su modelo de desarrollo asumiendo que deben cambiar el patrón de especialización agraria, quebrar la dependencia del sector primario y expandir la base exportadora aumentando la participación de sectores y bienes basados más en conocimiento que en recursos naturales (Hendy and Callaghan, 2013). El debate enfrenta visiones e intereses, pero se realiza sin olvidar que en aquel país, como en el nuestro, el sector primario sigue teniendo ventajas para desarrollar conocimiento y agregar valor en áreas clave como la biotecnología, la electrónica y las propias tecnologías de la información y las comunicaciones (Oram, 2009) ¿Acaso no es hora de encarar este debate en Uruguay, lejos de posturas fundamentalistas, asumiendo que de esto depende el éxito de nuestro futuro desarrollo?

Referencias

Bértola, L., Calicchio, L., Camou, M. M., & Rivero, L. (1998). El PBI uruguayo 1870-1936 y otras estimaciones: Facultad de Ciencias Sociales, Programa de Historia Económica y Social.
Bértola, L., Isabella, F., & Saavedra, C. (2014). El ciclo económico del Uruguay, 1998-2012. In P. d. H. E. y. Social (Ed.), Documento de Trabajo (pp. 129). Montevideo, Uruguay: PHES.
Briggs, P. (2007). Looking at the numbers. A view of New Zealand economic history. New Zealand. New Zealand: NZIER.
Callaghan, P. (2009). Wool to Weta. Transforming New Zealand’s culture and economy. Auckland, New Zealand: Auckland University Press.
Easton, B. (1997). In stormy seas : the post-war New Zealand economy. Dunedin, New Zealand: University of Otago Press.
Hendy, S., & Callaghan, P. (2013). Get off the Grass: Kickstarting New Zealand’s Innovation Economy. Auckland, New Zealand: Auckland University Press.
Maddison-Project. (2013). The Maddison Project Database. http://www.ggdc.net/maddison/maddison-project/home.htm
Oram, R. (2009). New Zealand’s Prosperity. In P. Callaghan (Ed.), Wool to Weta. Transforming New Zealand’s culture & economy (pp. 130-137). Auckland, New Zealand: Auckland Univesity Press.
Skilling, D. (2009). New Zealand’s Prosperity. In P. Callaghan (Ed.), Wool to Weta. Transforming New Zealand’s culture & economy (pp. 120-130). New Zealand: Auckland University Press.

Fuente: http://columnistas.montevideo.com.uy/uc_302394_1.html

Última imágen tomada de http://www.quedesarrollo.uy

 

 

Tags: , , ,

La crisis griega: el banquete de los Buitres Financieros


La crisis griega: el banquete de los Buitres Financieros

Fondos como Dart Management y Elliot Associates han salido beneficiados de la crisis griega y del empobrecimiento de su población, sin que ninguna institución haya puesto freno a sus prácticas.

Por Juan Hernández Vigueras – Consejo Científico de ATTAC España 

   Al inicio de una de las peores crisis de su historia, Grecia atrajo a los buitres financieros porque les ofrecía una gran oportunidad de hacer dinero. El elevado déficit presupuestario público hacía temer que Grecia incumpliera el servicio de la deuda soberana, es decir, el pago de intereses y amortizaciones. Como resultado, entre 2011 y 2012 los bonos griegos se vendían a un precio medio del 50% del valor nominal. Y a esos precios o inferiores, esos fondos especulativos compraron en torno a 50.000 de euros millones en deuda griega, según la prensa internacional.

La Troika –la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional– intervino para inyectar dinero a la economía griega, pero a cambio exigió la aplicación de un paquete de austeridad y reestructuración de la deuda griega, es decir, la reorganización de los pagos de esa enorme deuda con el fin de hacerla más sostenible, con una quita que la redujera. Grecia recibió dos paquetes de ayuda por un total de 240.000 millones de euros, condicionados a un plan de privatización masiva para las empresas públicas y recortes de las pensiones, la educación, la asistencia sanitaria, funcionarios y una reestructuración de la deuda externa. Sin embargo, aunque principalmente los grandes bancos europeos, aseguradoras y gestores de patrimonios tendrían que haber soportado el grueso de las medidas de restructuración como tenedores de los bonos, fue el pueblo griego el que soportó las duras medidas de austeridad que, particularmente, tocaron a los sectores más vulnerables de la sociedad.

 Indignante…

Mucha presión sobre un pueblo sin soberanía

Los bancos con bonos griegos consiguieron un trato ventajoso en general, porque el valor nominal de los nuevos bonos recibidos en el canje por los viejos, era muy superior a su precio en el mercado en ese momento. No sólo los grandes bancos recibieron un buen precio por sus bonos canjeados, sino que el 49% del dinero de la ayuda financiera concedida a Grecia por la Troika sirvió ante todo para pagar a los bancos alemanes y franceses que tenían los bonos griegos, verdaderos beneficiarios del rescate.

Y además, se benefició a fondos buitre tan conocidos como Dart Management y Elliot Associates –que desde hace tres años acosan a Argentina– que hicieron dinero con sus estrategias de compra de deuda con descuento en las Bolsas, con el propósito de utilizar la vía judicial llegado el caso para lograr el pago del valor nominal íntegro. Junto con otros pocos inversores rechazaron el canje y la quita y amenazaron con demandar al gobierno griego ante los tribunales estadounidenses; a pesar de que el acuerdo de reestructuración de la deuda fue aceptado entonces por el 95,7 por ciento de los bonistas.

En conjunto, los tenedores de bonos disconformes conservaban más o menos 6.400 millones de euros en bonos griegos y estaban dispuestos a luchar por su negocio. Dado el temor a una batalla legal y sin un gobierno electo en su lugar, Grecia pagó a algunos fondos buitre el valor nominal sin quita, logrando estos un sustancioso beneficio porque habían comprado la deuda con descuento; otros fondos cobran intereses por el 100 por cien del nominal de sus bonos. Como recordaba el periódico The New York Times, Dart Management sigue siendo un “fondo de inversión confidencial” domiciliado en las Islas Caimán; subrayando su notoriedad como fondo buitre con un largo historial de compra de bonos de los países en dificultades o casi en bancarrota, y si no se les paga, demandan a los gobiernos por el valor nominal del crédito. Asimismo, junto con otro fondo poderoso, Elliott Associates, perfeccionaron esa estrategia durante las diversas crisis de la deuda de América Latina en los últimos años.

Mientras grandes bancos y fondos buitre hacían negocio con la crisis griega, ya en 2013, las estadísticas mostraban que los griegos eran, en promedio, casi un 40% más pobre de lo que eran en 2008; y los “nuevos pobres” salen de la clase media. Como es sabido, Grecia es uno de los países más empobrecidos de la Unión Europea. Pero estos negocios financieros han seguido; y aprovechando la incertidumbre de unas duras negociaciones, como cuento en mi página web, en junio de 2015 fondos buitre estaban adquiriendo bonos griegos devaluados, a la espera de que al final se negociara también una nueva reestructuración de una deuda griega insostenible.

Artículo publicado en DiagonalPeriódico

La Europa Opaca de las Finanzas

Fuente http://www.attac.es/2015/07/20/la-crisis-griega-el-banquete-de-los-buitres-financieros/

 

 

Tags: ,

¿Qué tenemos que aprender sobre el proceso de desarrollo turco? – Güven Sak


Y el debate continúa…

Para la muestra el caso turco, particularmente en su muy complicado contexto actual, no solo en términos políticos, sino también de sus relaciones internacionales y de la violación de los DDHH.  

 

AFKAR / IDEAS nº 32 Invierno 2011-2012

¿Qué tenemos que aprender sobre el proceso de desarrollo turco? – GÜVEN SAK (Tomado de Estudios de Política Exterior)

Turquía es para la región MENA una gran fuente de inspiración para el desarrollo, más que un modelo absoluto e inmutable. La diversificación es un rasgo evidente de la transformación económica turca. Tiene tres aspectos: tecnología, geografía y mercados. Es necesaria una segunda oleada de reformas de la administración pública, el sistema fiscal, judicial, educativo, el mercado laboral y la sanidad.

Turquía ha aumentado su influencia económica y política en la región de Oriente Medio y Norte de África (MENA, según sus siglas en inglés). En este sentido ¿hasta qué punto puede ser útil como modelo para la transformación económica de la región MENA? Su experiencia refleja que hay algo que no se puede pasar por alto: más importante que la integración en la economía mundial es la forma de integrarse. Teniendo en cuenta esto, Turquía es un buen modelo para los países MENA, con algunas advertencias que deben ser consideradas.

turquiaEl año 2011 ha estado cargado de acontecimientos para Turquía y sus vecinos. Los levantamientos populares en Túnez, Egipto, Siria y otros países árabes han fracturado los antiguos regímenes en el poder durante décadas y ahora existen oportunidades para crear más y mejores Estados democráticos.

Política y económicamente Turquía tiene todavía una influencia fuerte. Los cambios en su relación con los países MENA no solo están confinados a la política: ha habido un incremento sustancial de sus relaciones comerciales. La participación de los países MENA  en las exportaciones turcas ha aumentado desde el 13% en 2000 hasta el 27% en 2011. Turquía no solo es un importante compañero comercial para la región MENA, sino que es también, junto con Israel, una de las dos potencias industriales en la región. Es interesante observar que las relaciones comerciales entre Turquía e Israel no han sido dañadas por los recientes contratiempos políticos. Incluso, después del  traumático incidente Mavi Marmara, el comercio bilateral entre Israel y Turquía aumentó un 30%. Parece que en países donde el sector privado es el motor de la economía, las relaciones de negocio no están supeditadas a los cambios políticos.

¿Cómo es el modelo económico turco?
Una mirada a los últimos 30 años puede darnos la respuesta. La transformación económica de Turquía empezó en los años ochenta, con las reformas de su presidente, Turgut Özal: la liberalización comercial, la reforma financiera, de precios y la convertibilidad de divisas permitieron a Turquía integrarse efectivamente en la economía global y convertirse en una potencia industrial en la región.

Esta es una importante diferencia entre las economías de Turquía y los países MENA: muchos están de alguna manera aislados del sistema económico global, lo que les imposibilita beneficiarse de las redes económicas, sociales y políticas globales. La primera oleada de reformas en Turquía, concluida en 2001 con la privatización, la disciplina fiscal y monetaria, la política bancaria prudente, la independencia de las autoridades reguladoras económicas, dio sus frutos en forma de tasas de crecimiento acelerado, diversificación de mercados, urbanización, desarrollo regional y mejoras tecnológicas. Estos son los aspectos fundamentales de la transformación económica que los países MENA deberían llevar a cabo.mena-map

En 1980, Turquía y los países MENA llegaban tan solo al 23% del PIB de Estados Unidos. En 2010, Turquía, ha reducido la diferencia y ha alcanzado el 30% del PIB americano. Sin embargo, los países MENA han retrocedido: solo tienen el 18% del PIB de EE UU. El esfuerzo de Turquía por la liberalización ha sido amortizado con la industrialización del país: mientras que en 1980 la exportación de manufacturas suponía tan solo el 27% del total, en 2010 era el 82%. En Egipto, por ejemplo, estas exportaciones se redujeron del 28% al 23%.

Los datos sobre educación son también interesantes. La tasa de matriculación en educación superior en Turquía pasó del 6% en 1980 al 38% en 2010. Sin embargo Egipto, con un mayor índice de matriculación que Turquía en 1980, pasó del 11% a tan solo el 28%, mientras que Túnez y Argelia pasaron de un 3% a un 34% y 31% respectivamente. La primera oleada de reformas explica, en mi opinión, la diferencia producida en las tres últimas décadas.

La diversificación es un rasgo evidente de la transformación económica turca. Esta diversificación tiene tres aspectos: tecnología, geografía y mercados. Todos estos factores tienen también un efecto significativo en la transformación social de Turquía.

En primer lugar, Turquía ha logrado modernizar en los últimos 15 años su producción tecnológica y hacerla pasar de nivel bajo a medio. En 1996, la producción de tecnología media apenas excedía el 20% mientras que la baja superaba el 55%. En 2009, tanto la producción de baja tecnología como media ocupaban un 40% de la producción total. Este desarrollo llevó a la sofisticación de las exportaciones que se tradujo en mayores beneficios y mayor nivel de vida. El siguiente desafío será mejorar su producción de alta tecnología : para ello necesitará mejorar  la transferencia de tecnología, la regulación de patentes y el desarrollo de I+D.

En segundo lugar, el país ha experimentado una visible diversificación geográfica de su producción industrial. El abanico de capacidades de muchas provincias de Anatolia ha aumentado considerablemente en las últimas décadas. En 2009, 24 ciudades ya habían logrado crear cinco o más empresas que formaban parte de las primeras 1.000 empresas industriales de Turquía, repartidas por todo el país a excepción de la zona este. Ya son una realidad los centros urbanos en Anatolia. Hace 50 años, tan solo el 30% de la población vivía en zonas urbanas pero tras la migración posterior a 1960, esta cifra se incrementó hasta el 75% actual. El reto es lograr que el este de Turquía cree empresas que puedan entrar entre las 1.000 principales.

En tercer lugar, Turquía ha experimentado un profundo cambio en materia de exportación respecto de sus socios comerciales a lo largo de  los últimos 15 años. La participación comercial con Europa, su socio principal, ha ido bajando desde 2007, sobre todo por la crisis. Sin embargo, el incremento en la participación comercial con Oriente Medio y África bajó el nivel de sofisticación de sus exportaciones. Aunque la diversificación de mercado, puede considerarse como un desarrollo deseable, el hecho de enfocarse a los mercados occidentales donde la demanda de productos de alto coste es mayor, es esencial para una modernización tecnológica.

El principal catalizador de la transformación económica turca ha sido la mejora en la conectividad. Las diferencias  regionales se vieron reducidas con la construcción de vías rápidas, incrementándose  el número de empresas en zonas regionales, que pasaron a pertenecer a esas 1.000 primeras empresas de Turquía. El uso de internet, que revolucionó el flujo de información en los negocios, mejoró en poco tiempo. El acceso a internet de los hogares se incrementó de un 20% en 2007 a un 43% en 2010. La reducción en costes de información, comunicación y transporte facilitaron el comercio, la transferencia de tecnología y, finalmente, el desarrollo económico.

Avanzar en las reformas
A pesar de todo, a la hora de debatir sobre si seguir o no el modelo turco, los países MENA deben considerar algunas salvedades: aunque Turquía ha dado los pasos económicos necesarios durante los últimos 30 años, el proceso aún no ha terminado. Turquía representa un buen modelo para los países MENA listos para el cambio gracias a  las impresionantes estadísticas económicas y a las similitudes culturales y religiosas, pero se necesita una segunda oleada de reformas para consolidar la primera y avanzar hasta el siguiente nivel.

¿Cuáles son estas reformas de segunda generación? Si en la primera oleada se cambió el modo de interacción pasando de las directivas gubernamentales a las reglas de mercado, esta segunda tanda de reformas está más relacionada con los problemas estructurales que impiden un fuerte crecimiento en el país. Turquía ofrece un buen modelo para las reformas de primera generación, prerrequisito para emprender las de segunda generación. Estas reformas deben dar prioridad al impulso de las inversiones y el buen clima empresarial, la administración pública, el sistema fiscal, judicial, educativo, el mercado laboral y la sanidad. Un ejemplo: en el último informe de la Corporación Financiera Internacional (CFI), Turquía ocupa el puesto 65 en cuanto a lugar para hacer negocios, pero en otras áreas ocupa un puesto mucho más bajo, como en el de permisos de construcción (137 de 183 países), cierre de empresas (115) o pago de impuestos (75). Estas cuestiones están directamente relacionadas con la administración pública. Los problemas de funcionamiento dentro del sistema legal son otro factor que condiciona muy negativamente el clima empresarial. En Turquía, los casos judiciales simples pueden tardar varios años en resolverse. De igual manera, el sistema educativo necesita ser reformado si se quiere aumentar la disponibilidad de mano de obra. El criterio a seguir no debe ser simplemente aumentar el número de colegios o de aulas disponibles. En lugar de eso, habría que centrarse en la formación profesional.

Si se emprenden las postergadas reformas, Turquía se acercará poco a poco a las economías que la han inspirado como EEUU o Corea del Sur. En 1980, Egipto, Turquía y Corea del Sur tenían casi el mismo nivel de ingresos, pero mientras Turquía tiene un 30% del nivel de ingresos per cápita de EE UU, Corea del Sur tiene más del 60%.

Turquía ha terminado con éxito su proceso de integración en la economía global. Ahora es el turno de la región MENA. Sin embargo, hay algo que no se debe pasar por alto: más importante que la integración en la economía mundial es la forma de integrarse. Turquía tiene por delante un proceso más interesante y difícil. Tal y como sucedió con Corea en las tres últimas décadas, ha llegado el momento de su modernización. Una mayor sofisticación, producción de alta tecnología y una población más cualificada impulsarán al país en la escala de la economía mundial. Turquía es para la región MENA una gran fuente de inspiración para el desarrollo más que un modelo absoluto e inmutable. Las circunstancias mundiales en permanente cambio y la naturaleza única de cada país deben hacer que la región tome ejemplo del proceso de desarrollo turco y lo adapte a sus propias condiciones. No obstante, el experimento turco, aún sin terminar, nos puede seguir sorprendiendo con la segunda oleada de reformas.

 

 

Tags: , ,

Italia se convierte en el nuevo enfermo económico de Europa – María Salas Oraá


Siguiendo con los análisis sobre el desarrollo como crecimiento económico en diversos paises del mundo, seguimos con Italia.

Italia se convierte en el nuevo enfermo económico de Europa – El país transalpino afronta serios problemas de endeudamiento público y de morosidad bancaria, a lo que se suma la posibilidad de una nueva crisis política en otoño

María Salas Oraá

Roma 13 AGO 2016 – 22:11 CEST (Tomado del diario El País – Internacional)

italiaLa foto nos muestra la plaza donde está la entrada a la sede central del Monte dei Paschi di Siena STEFANO RELLANDINI REUTERS

Italia concentra la mayor parte de las dudas respecto a la recuperación europea y se ha convertido en el centro de las preocupaciones, porque una recaída del país podría tener consecuencias letales para el conjunto de la Unión. Se trata del tercer país más importante de la zona euro, pero su economía se ha estancado después de meses de leve mejora y los datos publicados por el Eurostat son peores de lo esperado. El país transalpino afronta serios problemas de endeudamiento público y de morosidad bancaria, a lo que se suma la posibilidad de una nueva crisis política en otoño, cuando se celebrará un referéndum que podría terminar con la renuncia del primer ministro, Matteo Renzi, quien ha prometido que dimitirá si su reforma de la Constitución no obtiene el apoyo de las urnas.

MÁS INFORMACIÓN

“Los mayores riesgos a corto plazo [para la zona euro] están en Italia. La combinación de una crisis bancaria y política puede representar una seria amenaza a la débil recuperación europea”, advierte un análisis de Oxford Economics.

Entre los meses de abril y junio, la economía italiana ha registrado un crecimiento cero que incluso ha superado los peores pronósticos, que apuntaban a un mínimo 0,15% de avance (frente al 0,3% esperado por el Gobierno). La razón principal del estancamiento está en la industria, que retrocedió un 0,4% en junio con respecto a mayo y un 1% frente al año anterior.

El crecimiento ha sido de un modesto 0,7% respecto al año pasado, cifra que contrasta con el 3,2% de España. En Italia, es preocupante ver cómo la demanda nacional se contrae y solo las exportaciones son el principal motivo de que las cifras no sean todavía peores. Con este panorama, el Gobierno ya se plantea rebajar las perspectivas de crecimiento tanto para este año como para 2017, según adelantan los medios locales. El diario económico Il Sole 24 Ore publica que el crecimiento del país será del 0,6% para final de año, es decir, la mitad de lo previsto por el Gobierno el ejercicio anterior.

Lo ha reconocido el viceministro de Economía, Enrico Morando: “No hay duda de que, basándonos en estos datos, parece difícil conseguir el objetivo de crecimiento que habíamos fijado para el 2016, del 1,2%”. Sin embargo, Morando justifica que la situación de la economía italiana depende en gran parte “del contexto internacional, que es cada vez más incierto”.

A la falta de crecimiento se suman los problemas del sistema bancario, que podrían provocar en Italia una tormenta perfecta. El Fondo Monetario Internacional puso el mes pasado el foco sobre la banca italiana, porque las entidades transalpinas acaparan créditos morosos por valor de 360.000 millones (el 22% del PIB del país), que supone un tercio de todos los de la zona euro. “El contagio regional y global puede ser significativo dado el peso sistémico de Italia”, advertía el FMI.

El endeudamiento público es el tercero de los grandes aspectos que más preocupan en Bruselas sobre Italia, el país más endeudado de Europa tras Grecia —más del 132% del PIB—. Esta cifra tenderá a empeorar si no llega el crecimiento.

El estancamiento de la economía italiana ha supuesto “una ducha de agua fría sobre el Gobierno de Renzi, que confiaba en encontrar nuevos recursos para asignar a pensiones y a inversiones y que esperaba buenas cifras para poder con ellas convencer a la Unión Europea de otorgar una mayor flexibilidad en las cuentas públicas”, afirma el diario Repubblica.

La deriva del país dependerá, en gran medida, de su primer ministro, Matteo Renzi. Los expertos ya dan por hecho que harán falta nuevas reformas estructurales. “En un contexto económico internacional que se ha complicado, Italia confirma sus dificultades a largo plazo. No hay alternativa a una política económica con reformas estructurales y la recuperación de la competitividad, perjudicada tras años de timidez”, explica Andrea Goldstein, director general de la consultora Nomisma.

El analista Nicola Saldutti opina que “es evidente que será necesaria una iniciativa común” y alerta de que, con este escenario, se abre una cuestión política, porque los partidos de la oposición acusan a Renzi de no lograr la recuperación del país. Todo podría estallar si Renzi dimitiera en otoño y se desencadenara una crisis política que termine con el poco habitual periodo de estabilidad que vive el país desde hace más de dos años.

 

 

Tags: , , ,

India -¿Modelo de desarrollo?


Despues de un largo receso, retomamos nuestras contribuciones al debate sobre el MODELO DE “DESARROLLO”, centrándonos en las opciones que se ofrecen como viables (y deseables) o las que se atacan como inviables (y atrasadas) en diversos paises del mundo. Esperamos que los y las inviten a la reflexión crítica!

Jagdish Bhagwati y Arvind Panagariya publicaron en el 2013 el libro: “Why growth matters: how economics growth in India reduced poverty and the lessons for other developing countries” [304 páginas – Public Affairs, 2013]. (Esta reseña se tomó de ESADEgeo (Centro de Economía Global y Geopolítica de ESADE).

Jagdish Bhagwati es profesor de Economía en la Universidad de Columbia y miembro de Council on Foreign Relations. Está considerado el pionero intelectual de las reformas indias. Arvind Panagariya es profesor de Economía y Política Económica de India en la Universidad de Columbia. Es el responsable de la redacción de gran parte de las reformas recientes en India.

Ambos, como los lectores prodrán apreciar, no solo estan convencidos de las bondades del “desarrollo” centrado en el crecimiento económico, sino que defienden su “sostenibilidad”, mientras ponen en tela de juicio, por ejemplo, una serie de regulaciones que protegen al trabajador argu,entando que dificultan la creación de empresa y la inversión extranjera.

indiaVendedor ambulante en Bombay (Indranil Mukherjee/AFP/Getty Images).

Claves para conseguir que el país reduzca de manera drástica la pobreza y cómo este modelo podría ser extrapolable a otros países en vías de desarrollo.

El crecimiento de India se ha estancado a causa de la incapacidad de los sucesivos gobiernos indios para poner en marcha reformas que generen crecimiento económico, que es considerado por Jagdish Bhagwati y Arvind Panagariya como la clave para terminar con la pobreza. A pesar de ello, desde la crisis asiática de 1991 y como respuesta al ascenso de China, el país ha ido dando muestras de haber reaccionado, y de ser capaz de resurgir y convertirse en un modelo de desarrollo efectivo para otros países. Siembre y cuando, se apliquen las reformas que rompan con la tradición y abran su mercado al resto del mundo. El crecimiento económico liderado por los mercados y supervisado por el Gobierno es la clave para conseguir reducir la pobreza y mejorar la vida de los 600 millones de indios que la padecen.

El análisis del caso de la economía india comienza con la declaración de independencia de 1947, momento a partir del cual el idealismo de Jawaharlal Nehru y el posterior socialismo de su hija Indira Gandhi conformaron un modelo de Estado marcado por políticas económicas que debilitaron la productividad del país. El crecimiento se estancó por el excesivo control gubernamental y una política comercial autosuficiente y proteccionista. En 1991, la llegada de la grave crisis económica que sufrió Asia impulsó la puesta en marcha de reformas económicas que se han venido implementando en las últimas dos décadas. Los resultados son interpretados de forma positiva por Bhagwati y Panagariya, a pesar del escepticismo de economistas de izquierdas, como Joseph Stiglitz o Amartya Sen. La tesis primero desmiente los falsos mitos sobre la economía de India y después estudia las fases en que se dividen las medidas aplicadas desde 1991 hasta la actualidad.

Rompiendo mitos

Bhagwati y Panagariya desmienten, uno a uno, los mitos y las afirmaciones sobre la economía india que obstaculizan el proceso de modernización del país. Queda en entredicho, por ejemplo, la idea de que el crecimiento no es necesario para aliviar la pobreza, dado que la redistribución de la riqueza puede conseguirlo. A través de un repaso muy detallado de los planes de desarrollo llevados a cabo desde la independencia de Inglaterra hasta nuestros días, demuestran que dichas reformas han conseguido reducir la pobreza, a diferencia de lo que a menudo se dice. De hecho, mientras que en el año 1978 la mitad de la población india vivía por debajo del umbral de pobreza, a día de hoy es una quinta parte.

Los autores confirman así que la apertura del mercado no ha incrementado la pobreza del país y rechazan la idea de que la globalización genera efectos negativos para la población pobre. Otro tema que analizan es la corrupción, sobre la que afirman que no es cierto que ésta se haya disparado a partir de la aplicación de las reformas aperturistas de 1991. Entonces lo que se hizo fue reducir la posibilidad del aprovechamiento ilícito dando más liberad a ciudadanos y empresarios. Con Indira Gandhi el Estado comenzó a controlar la totalidad del sistema productivo. Así, los casos de corrupción actuales son consecuencia de un proceso pasajero debido a la multiplicación de oportunidades en sectores que aún no ha dado tiempo a reformar.

Las reformas en India

En India son dos las fases de reformas que se han dado y que podrían ser exportadas a otros países. La primera, destinada a producir crecimiento e impactar de forma directa sobre la pobreza. La segunda, centrada en el desarrollo de la sanidad, la educación y el empleo en las áreas rurales, gracias al aumento de los ingresos por parte de la población. De las diversas dimensiones de la estrategia de eliminación de la pobreza, la más importante es el crecimiento económico.

Crecimiento sostenible e inclusivo

La primera fase está enfocada en la aceleración de un crecimiento que sea tanto sostenible como inclusivo, de modo que la segunda fase consiga optimizar sus resultados. Según los autores, este primer estado todavía no ha sido completado y aún existe cierto margen de crecimiento por explotar. Del mismo modo, la productividad y la reducción de la pobreza (fruto del aumento de los salarios y del empleo) siguen siendo mejorables. Pero, ¿cuándo finalizaría? Tendría que terminar con medidas clave, como el desplazamiento de trabajadores del sector agrícola de baja producción al industrial y de servicios, y del sector informal al formal.

La existencia de una excesiva cantidad de leyes laborales que sobreprotegen al trabajador es otro problema al que se enfrentan los empresarios y que obstaculiza el crecimiento. También es necesaria la revisión de la legislación en materia de adquisición de tierras y es fundamental conseguir que el nivel educativo de la población aumente, de forma que la consecución de la modernización sea posible a gran escala.

Redistribución, sanidad y educación

Tras la aplicación efectiva de la primera fase, centrada en el crecimiento, llega el momento de llevar a cabo la redistribución. La propuesta de los autores está basada en políticas mixtas: transferencias de dinero sin condicionantes para la mayor parte de las necesidades, bonos para la educación primaria y seguros para las enfermedades más graves. También defienden la cobertura selectiva frente a la universal, con el fin de que solo los pobres se beneficien de ella.

En cuanto al sistema sanitario, Bhagwati y Panagariya abogan por la ejecución de reformas y la sustitución de personal no cualificado por médicos formados, y proponen la creación de una agencia independiente especializada en sanidad y con un presupuesto propio.

La educación primaria constituye otro importante pilar de la segunda fase de reformas, y que se ve beneficiado de forma directa por el crecimiento económico. A falta de una red escolar pública de calidad, los autores afirman que la mejor opción es la entrega de bonos para que los alumnos puedan permitirse un colegio privado.

Con una opinión pública convencida de los beneficios de estas reformas, una economía abierta al mundo, miembros de la diáspora cubriendo puestos directivos y el convencimiento de que el crecimiento es la única vía efectiva para la reducción real de la pobreza, dicen Bhagwati y Panagariya, existen motivos para ser optimistas tanto a medio como a largo plazo.

 

 

Tags: ,

Felices fiestas y venturoso 2017


Entramos en receso de fin de año, con nuestros mejores deseos para el año que se inicia!

feliz-2017

 
Leave a comment

Posted by on 10/12/2016 in Uncategorized

 

Ha muerto Fidel – Vive ahora en la lucha por un mundo mejor


Hacemos eco del mensaje de condolencia de CLACSO, por el fallecimiento del revolucionario Fidel Castro, quien con su lucha por la dignidad del pueblo cubano (y también con sus errores posteriores) siempre en aras de un mundo mas justo e igualitario, marco un hito en la historia del siglo 20.
Ha muerto Fidel

El Comité Directivo y la Secretaría Ejecutiva de CLACSO expresan su profundo dolor por el fallecimiento del gran líder revolucionario y ex presidente cubano, Fidel Castro. Expresamos nuestras condolencias al pueblo de Cuba, a sus trabajadores y trabajadoras, a sus intelectuales y profesionales, a sus dirigentes políticos, sociales y sindicales, a sus luchadoras mujeres, a esa fuente inagotable de esperanza en la Humanidad, que son sus niños y niñas. Cuba llora a Fidel. Y nosotros lloramos con ella. Cuba extrañará a Fidel. Y nosotros lo extrañaremos con ella.

Se ha dicho que, con la partida de Fidel, ha terminado el siglo XX. Quizás algunos aún no hayan comprendido que Fidel no sólo ha expresado el inagotable valor de una vida heroica, sino fundamentalmente la urgencia por construir un mundo nuevo, habitado por hombres y mujeres que lo edifican y lo construyen con la dignidad que se defiende el derecho que todos tenemos a vivir mejor. Fidel era un hombre, como tantos otros. Pero Fidel se transformó, y lo hizo junto a las luchas del inmenso pueblo cubano, en un horizonte, en una promesa, en un destino utópico: el de construir un mundo sin injusticias, sin exclusiones, sin explotación; un mundo emancipado, liberado, solidario. El siglo XX ha terminado, sin lugar a dudas, vaya a saber cuándo. Pero Fidel sigue y seguirá siendo una antorcha que iluminará a todos los que luchemos por la igualdad, a todos los que nos alimentemos de la esperanza en un mundo más humano, a todos los que hagamos de la lucha contra la explotación, nuestra razón de existir.

Por eso, Fidel seguirá, seguirá y seguirá entre nosotros, entre nosotras. Ayudándonos a ser cada día un poco mejores. Ayudándonos a soñar y a construir una América Latina unida, hermanada, soberana, indestructible ante el poder de cualquier imperio. Una América Latina emancipada y liberada.

Hace tiempo, querido Fidel, que la historia ya te absolvió. Mueren los hombres pequeños, los que no se atreven a soñar, los que no se animan a proyectarse en el futuro. Mueren los necios y los desilusionados. Mueren los que desaparecen cuando dejan de respirar. Tú, Fidel, no has muerto. Simplemente, vivirás ahora en cada corazón, en cada mente, en cada suspiro, en cada brazo, en cada puño, en cada bandera, en cada columna, en cada grito de justicia y de esperanza. Vivirás en la humanidad. Y la historia seguirá haciéndote cada día más inmenso, más presente, más vital.

CLACSO honrará tu memoria. ¡Viva Cuba y viva el pueblo cubano!
Buenos Aires, sábado 27 de noviembre de 2016

 

Tags: , ,