RSS

Tag Archives: Educación Superior

¿Los disidentes somos desadaptados?


Tomado de “Conversar, sentir y pensar” publicado el 14.08.15

Cualquier coincidencia con nuestra vida diaria…

Había un mundo feliz en el que las máquinas no terminaban en la palanca o el teclado si no que de ellas hacía parte también el operario y el oficinista, la producción controlaba a estos humanos como periféricos de los aparatos a los que estaban conectados y cada ocho horas tenían relevos en los turnos de trabajo.

Para lograr que las ganancias siempre se acrecentaran era necesario contar con personas dispuestas a la eficiencia por encima de todo y esto se lograba maravillosamente; era el resultado de siglos de cambio cultural centrado en las aspiraciones del individuo, el descrédito de lo comunitario y la conversión del egoísmo en el mayor valor para guiar la sociedad.

automata1Desde muy chicos en sus hogares les transmitían que al ser adultos serían valorados por sus ingresos y la manera de gastarlos en centros comerciales, automóviles, bisturís, parejas y otras deslumbrantes mercancías.

El sistema era eficiente, los padres impulsaban a sus hijos a ser siempre los primeros en la carrera de triciclos, en el equipo de fútbol, en las notas escolares, repetían: sólo sirve ser el primero, los demás son perdedores. El principal motivo para elegir que aprenderían sus pequeños era el cuanto ganarían en sus oficios de adultos.

Los estudiantes insistían y lograban que los profesores fueran prácticos, divertidos, ligeros y que no los perturbaran con esas tediosas teorías que explicaban los fenómenos y las causas; la sociedad había avanzado y fue aceptado como pilar de la enseñanza que no era importante aprender a sumar ya que la calculadora había rescatado a la humanidad de ese farragoso asunto.

La educación había sabido responder de manera satisfactoria a la crítica frecuente del mundo productivo que la acusaba de no conectarse con las necesidades de la ganancia; por fortuna habían sido relegadas a su mínima expresión las humanidades, el arte y la música; la academia lograba operarios específicos, oficinistas repetitivos, directores sin liderazgo, médicos sin pacientes pero con clientes, agrónomos sin campesinos pero con rentabilidad; la eficiencia había sido lograda.

En el trabajo les decían que llegaban a una gran familia, leían los valores éticos de la empresa, comprendían con ilusión que debían estar disponibles para cuando los necesitaran, que trabajar tiempo extra sin paga era un gesto de compromiso; en diez años ya habían tenido igual cantidad de empleos; pero eso no importaba, desde su más tierna edad habían sido formados para vivir en la incertidumbre del contrato, en la precariedad del suelo y en las necesidades de del servicio.

En las charlas de motivación con la sicóloga de la empresa les recordaban que eran un equipo y debían ayudarse; en las reuniones de trabajo y cumplimiento de metas se les exigía competir todos contra todos; el sistema funcionaba bien, ya en esta etapa de la vida contaban con la ventaja firme de ni siquiera notar las contradicciones.

Para bienestar general los momentos de ocio eran pocos, los niños tomaban ocho cursos adicionales a sus labores escolares, los adultos usaban casi todo su tiempo en el trabajo y transporte diario.

La diversión más frecuente era matar el tiempo libre desde alguna pantalla que le evitará dar vida a la conciencia de si mismo; también ya se había superado esa época primitiva de ser hincha de un equipo local y ya todos compraban camisetas y abalorios de uno o dos equipos grandes del universo con los cuales se conectaban a través de la televisión.

Estaba en vía de superación esa atávica costumbre de conversar con el vecino, mirar la cara del interlocutor y aún la peor: dirigirle la palabra a otros en los sitios comunes donde pudieran coincidir.

La inteligencia se evidenciaba en la capacidad para hacer buenas compras un día de promoción; en la habilidad para la gimnasia bancaria y las acrobacias con los días de cierre de las tarjetas de crédito.

Esta sociedad era feliz, exhibían los objetos y el oropel que sus padres y abuelos nunca habían soñado, sabían cuál era la última tontería del artista de moda, contaban con una dosis diaria de me gusta en sus cuentas sociales y estaban seguros que no había límites en y para el planeta.

Un disidente dice que protegidos por sus sábanas duermen mal, se sienten solos y frustrados, ¡Sólo es un desadaptado!

14.08.15 (Imagen tomada de http://www.pijamasurf.com)

 

Tags: , , , ,

El mundo según Manuel Castells – Radiotelevisión española


Radiotelevisión Española (rtve.es), a través del programa “Pienso, luego Existo”, dedicó su emisión  del 16 de junio, 2013 a la figura de Manuel Castells. En casi 30 minutos el sociólogo español compartió, en el tono ameno que lo caracteriza, acerca de sus primeros años de estudiante en Francia, la vertiente empírica de sus investigaciones, así como su visión de la sociedad red en la que vivimos.

Esperamos que lo disfruten!!

 

 

 

Tags: , , ,

Educación y Hegemonía – Bansky


Gracias a uno de nuestros lectores, les compartimos la siguiente imagen de Bansky, para su reflexión.

Bansky es un artista callejero (graffitero) británico, bien conocido por generar polémica con algunas de sus imágenes. Para la muestra, la siguiente:

 

Banksy_educación

 

 

 

 

Tags: , , , ,

Neoliberalismo y Educación – Noam Chomsky


Hoy les compartimos, recién publicadas en el periódico El Espectador (Colombia), las reflexiones del filósofo y analista internacional Noam Chomsky, sobre cómo la lógica neoliberal también ha invadido las instituciones educativas.

Educación 13 Mar 2014 – 12:40 pm

“El neoliberalismo tomó por asalto a las universidades”: Noam Chomsky

El lingüista, filósofo y activista estadounidense habla sobre la manera como el modelo empresarial en el que se inscriben las instituciones de educación superior precariza la calidad de la enseñanza y el aprendizaje.

Por: María Luna Mendoza

"El neoliberalismo tomó por asalto a las universidades": Noam Chomsky

Contratos inestables, profesores temporales, flexibilización laboral, sobrecarga de trabajo, salarios injustos, escasa participación de la comunidad universitaria en la toma de decisiones, aumento de puestos administrativos y burocráticos, autoritarismo y exclusión, jóvenes sometidos a la presión de los créditos y las deudas, cursos superfluos, precios cada vez elevados, estudiantes que se limitan a tomar apuntes y a recitarlos de manera literal a la hora de la evaluación. “Todo esto sucede cuando las universidades se convierten en empresas, como ha venido ocurriendo durante las últimas décadas, cuando el neoliberalismo ha ido tomando por asalto cada una de las dimensiones de la vida”, dijo Noam Chomsky durante una reunión del Sindicato Universitario de Pittsburgh, Estados Unidos, en la que participó vía Skype.

Durante el encuentro, el lingüista, filósofo y activista estadounidense realizó una serie de observaciones sobre la manera como el modelo empresarial en el que tienden a inscribirse las instituciones de educación superior precariza la calidad de la enseñanza y el aprendizaje y reproduce “dinámicas autoritarias” indeseables para las sociedades actuales.

A continuación, algunas de sus apreciaciones:

“La estabilidad laboral de los profesores pende de un hilo”.

La contratación temporal o por hora cátedra de los profesores es, para Chomsky, la reproducción de la lógica que rige el mundo de los negocios en la actualidad. “Es lo mismo que la contratación de temporales en la industria, aquellos que Wall Mart tilda como ‘asociados’: empleados sin derechos sociales ni cobertura sanitaria”, anotó el filósofo durante el encuentro. “La contratación de trabajadores temporales se ha disparado en el período neoliberal y en la universidad estamos asistiendo al mismo fenómeno”, agregó.

De acuerdo con Chomsky, aquellas universidades que avanzan por la vía empresarial, no hacen sino imponer la precariedad académica como único destino posible de la educación. “Cómo se afecta la calidad cuando los profesores no tienen estabilidad laboral: se convierten en trabajadores temporales, sobrecargados de tareas, con salarios baratos, sometidos a las burocracias administrativas y a los eternos concursos para conseguir una plaza permanente”, señaló.
“Los puestos administrativos y burocráticos en exceso son una suerte de despilfarro económico”

No crece el número de profesores, tampoco lo hace el de estudiantes, pero existe un acelerado aumento de “estratos administrativos y burocráticos dentro de las instituciones de educación superior, un aspecto que resulta bastante familiar a la industria privada”, manifestó el activista. “Los decanos, por ejemplo, se han convertido en todos unos burócratas que necesitan de vicedecanos, asistentes y secretarias”, ejemplificó.

“Los créditos de estudio sirven para adoctrinar a los estudiantes”

“Para el sector empresarial, el activismo estudiantil (feminista, ambientalista, antibelicista, etc.) es la prueba de que los jóvenes no están correctamente adoctrinados”, afirmó Chomsky. A su parecer, uno de los mejores métodos de adoctrinamiento ha sido el de los préstamos con los que los estudiantes financian sus carreras. “La deuda estudiantil es una trampa de la que los jóvenes no podrán salir en mucho tiempo. Los créditos funcionan como una carga que les obliga a alejarse de otros asuntos”, dijo. “Tal vez no surgieron con ese propósito, pero desde luego tienen ese efecto”, precisó.
Otra técnica de adoctrinamiento es, según Chomsky, la ausencia de vínculos profundos entre los docentes y los estudiantes, cuyas relaciones son cada vez más frías y superfluas. “Salones y clases grandes, profesores temporales, educación escasamente personalizada. Es muy similar a lo que uno espera que ocurra en una fábrica, en la que los trabajadores poco o nada tienen que ver en la organización de la producción o en la determinación del funcionamiento de la planta de trabajo, eso es cosa de ejecutivos. Igual sucede con los estudiantes”, aseveró.

“La participación directa de la comunidad universitaria en la toma de decisiones es legítima y útil”

Para el filósofo, en el pasado las cosas eran distintas y en ciertos sentidos mejores, pero distaban mucho de ser perfectas. “Las universidades tradicionales eran por ejemplo, extremadamente jerárquicas, con muy poca participación democrática en la toma de decisiones”. En ese sentido, hizo un llamado de atención sobre la necesidad de ampliar la democracia universitaria. “Debemos promover una institución democrática en la que la comunidad (profesores, estudiantes, personal no docente) participan en la determinación de la naturaleza de la universidad y de su funcionamiento”, manifestó.

“Hace falta enseñar a pensar”

De acuerdo con Chomsky, la educación, de cualquier nivel, debe hacer todo lo posible para que los estudiantes adquieran la capacidad de inquirir, crear, innovar y desafiar. “Queremos profesores y estudiantes comprometidos en actividades que resulten satisfactorias, disfrutables, desafiantes, apasionantes. Yo no creo que sea tan difícil”.

“En un seminario universitario razonable, no esperas que los estudiantes tomen apuntes literales y repitan todo lo que tú digas; lo que esperas es que te digan si te equivocas, o que vengan con nuevas ideas, que abran caminos que no habían sido pensados antes. Eso es lo que es la educación en todos los niveles”, concluyó.

(Artículo e imagen tomados de El Espectador, 13 de marzo, 2014 en http://www.elespectador.com/noticias/educacion/el-neoliberalismo-tomo-asalto-universidades-noam-chomsk-articulo-480438)

 

Tags: , , , , , ,

SLOW SCIENCE – CIENCIA LENTA


Hoy les compartimos, el manifiesto de una derivación del movimiento en contra de la “vida rápida”: la comida rápida, los negocios rápidos, la moda rápida (ropa de mala calidad que se usa y se bota), sistemas de alojamiento rápido y hasta la ciencia rápida…

EL MANIFIESTO DE LA CIENCIA LENTA

Somos científicos. No blogueamos. No twitiamos. Nos tomamos nuestro tiempo.

No nos malinterprete; nosotros decimos que sí a la ciencia acelerada de principios del siglo 21. Decimos sí al flujo constante de revisión de pares para las revistas indexadas y su impacto; decimos sí a los blogs científicos y las necesidades de comunicación y relaciones pública, decimos sí a la creciente especialización y la diversificación en todas las disciplinas . También decimos que sí a la investigación que alimenta el cuidado de la salud y la prosperidad futura . Todos nosotros estamos en este juego.

Sin embargo, sostenemos que esto no puede ser todo. La ciencia necesita tiempoSlowScience_homepage para pensar. La ciencia necesita tiempo para leer y el tiempo para fallar. La ciencia no siempre sabe lo que podría ser en estos momentos. La ciencia se desarrolla vacilante y con movimientos bruscos y saltos imprevisibles y progresistas, al mismo tiempo, sin embargo, transcurre sobre una escala de tiempo lenta, con un espacio al que debe hacérsele justicia.

Slow Science, la Ciencia Lenta, fue prácticamente la única ciencia concebible durante cientos de años, la que hoy en día, según nuestra opinión, merece que la  avivemos y la protegamos. La sociedad debería darle a los científicos el tiempo que necesitan, pero lo más importante, los científicos deben tomarse su tiempo .

Necesitamos tiempo para pensar. Necesitamos tiempo para digerir. Necesitamos tiempo para tener nuestros malosentendidos, sobretodo cuando participamos del diálogo perdido entre las ciencias humanas y las naturales. No podemos decir continuamente lo que significa nuestra ciencia, lo que será bueno para ella, porque, simplemente, no lo sabemos. La ciencia necesita tiempo.

– Ténganos paciencia, mientras pensamos.

LA ACADEMIA DE LA CIENCIA LENTA
Puede apoyar a la Academia y expresar su simpatía en Facebook . También puede descargar este manifiesto en pdf y difundirlo en sus instituciones. Gracias.

(c) La Academia de Slow Science, 2010

SLOW Academia de Ciencias – BERLIN, ALEMANIA·

=======

Slow Science

THE SLOW SCIENCE MANIFESTO

We are scientists. We don’t blog. We don’t twitter. We take our time.

Don’t get us wrong—we do say yes to the accelerated science of the early 21st century. We say yes to the constant flow of peer-review journal publications and their impact; we say yes to science blogs and media & PR necessities; we say yes to increasing specialization and diversification in all disciplines. We also say yes to research feeding back into health care and future prosperity. All of us are in this game, too.

poster-grassroots-science-commoditisationHowever, we maintain that this cannot be all. Science needs time to think. Science needs time to read, and time to fail. Science does not always know what it might be at right now. Science develops unsteadi­ly, with jerky moves and un­predict­able leaps forward—at the same time, however, it creeps about on a very slow time scale, for which there must be room and to which justice must be done.

Slow science was pretty much the only science conceivable for hundreds of years; today, we argue, it deserves revival and needs protection. Society should give scientists the time they need, but more importantly, scientists must take their time.

We do need time to think. We do need time to digest. We do need time to mis­understand each other, especially when fostering lost dialogue between humanities and natural sciences. We cannot continuously tell you what our science means; what it will be good for; because we simply don’t know yet. Science needs time.

Bear with us, while we think.

THE SLOW SCIENCE ACADEMY

Support the Academy and express your sympathy on Facebook. You can also download the slow science manifesto and information as a 2-page pdf here and post it round your institutions. Thank you.

(c) The Slow Science Academy, 2010

SLOW SCIENCE ACADEMY · BERLIN, GERMANY · ACADEMY@SLOW-SCIENCE.ORG

godaddy tracker

ACADEMY@SLOW-SCIENCE.ORG

(Imágenes tomadas de hydrogenman.storenvy.com y de www.st-otherwise.org

 

Tags: , , , , , ,

Exigen Modelos Alternativos en Harvard! /Occupy Econ 101 at Harvard Uni!


Máxima indignación en Harvard: Los alumnos de la cátedra de Introducción a la Economía de la Universidad Harvard exigen nuevas perspectivas académicas.

Un hecho insólito, digno de ser incluido en la saga de “aunque usted no lo crea” de Ripley, el pasado 02.11.2011, un grupo de estudiantes de economía tomó la decisión de retirarse en bloque de la cátedra de Introducción a la Economía de la Universidad Harvard, en protesta por el contenido y el enfoque desde el cual se imparte esta materia.

¿Qué hay de asombroso en este hecho?. En primera lugar, la protesta tuvo como destinatario directo al conocido economista Gregory Mankiw, ex asesor del Presidente George W. Bush y autor de uno de los manuales de macroeconomía más utilizado en las escuelas de economía dentro y fuera de Estados unidos.

En segundo lugar, porque de acuerdo a la carta entregada por los/as estudiantes antes de retirarse de la cátedra, el motivo de la protesta fue su indignación por lo que consideran el vacío intelectual y la corrupción moral y económica de gran parte del mundo académico, cómplices por acción u omisión en la actual crisis económica.

Y en tercer lugar, se trata de un hecho insólito, porque los integrantes del movimiento estudiantil detrás de este hecho de indignación académica en contra del pensamiento único neoclásico, pertenecen a la élite económica, social y política de los Estados Unidos, que se forma en la Universidad de Harvard para dirigir las corporaciones empresariales globales y/o para asesorar a los gobiernos en materia de políticas económicas y financieras.

En diversos párrafos de la carta al profesor Mankiw se lee: “hoy estamos abandonando su clase, con el fin de expresar nuestro descontento con el sesgo inherente a este curso. Estamos profundamente preocupados por la forma en que este sesgo afecta a los estudiantes, a la Universidad, y nuestra sociedad en general (…) Un estudio académico legítimo de la economía debe incluir una discusión crítica de las ventajas y los defectos de los diferentes modelos económicos. A medida que su clase no incluye las fuentes primarias y rara vez se cuenta con artículos de revistas académicas, tenemos muy poco acceso a aproximaciones económicas alternativas. No hay ninguna justificación para la presentación de las teorías económicas de Adam Smith como algo más fundamental o básico que, por ejemplo, la teoría keynesiana ..(…) ..Los graduados de Harvard juegan un papel importante en las instituciones financieras y en la conformación de las políticas públicas en todo el mundo. Si falla la Universidad de Harvard a la hora de equipar a sus estudiantes con una comprensión amplia y crítica de la economía, sus acciones serán susceptibles de perjudicar el sistema financiero mundial. Los últimos cinco años de crisis económica han sido prueba suficiente de ello”. La carta concluye: “No estamos retirando de su clase este día, tanto para protestar por la falta de discusión de la teoría económica básica y como para dar nuestro apoyo a un movimiento que está cambiando el discurso estadounidense sobre la injusticia económica (Occupy wall street) . Profesor Mankiw, le pedimos que se tome nuestras inquietudes y nuestro retiro de su clase en serio”.

Según reportan los escasos medios de comunicación que le dieron cobertura a esta protesta, el movimiento de los estudiantes de Harvard a favor de una economía crítica, se ha ampliado y ha incorporado otras demandas para hacer de Harvard una “universidad socialmente responsable”. Una de éstas consiste en la negociación de contratos de trabajo más dignos para el personal de servicios de la universidad que sufre las políticas de flexibilización laboral que tanto daño le han ocasionado a la clase trabajadora norteamericana. Movimientos similares han comenzado a surgir en la Universidad de Duke (Carolina del Norte) y en la Universidad de Berkeley (California)

El movimiento iniciado en Harvard por un cambio en el enfoque dominante de la enseñanza de la economía no es nuevo. Más bien es un movimiento que viene a sumarse a la iniciativa por un cambio en la enseñanza de esta disciplina que iniciaron en mayo de 2000 los y las estudiantes de las universidades francesas y que meses después recibió el apoyo de estudiantes de Cambridge, Inglaterra.

En ese entonces, también el movimiento estudiantil francés hizo pública una carta declarándose globalmente descontento por la enseñanza recibida, que les impedía lograr una comprensión profunda de los fenómenos económicos a los cuales las personas se enfrentan en el mundo real. Un pasaje de esta carta señalaba que “ la mayor parte de nosotros ha escogido la formación económica con el fin de adquirir una comprensión profunda de los fenómenos económicos a los cuales el ciudadano de hoy en día se encuentra confrontado. Ahora bien, la enseñanza tal como es expuesta –es decir en la mayor parte de los casos la teoría neoclásica o enfoques derivados –, generalmente no responde a esta expectativa”. La carta finalizaba con un exhortación al profesorado francés similar al mensaje enviado al profesor Mankiw: ¡Despiértense antes de que sea demasiado tarde!.

Hace casi 200 años, John Stuart Mill al asumir como Rector de la Universidad de Saint Andrew, recordaba al claustro de profesores de dicha universidad, que la función de las universidades no es hacer que los estudiantes aprendan a repetir lo que se les enseña como verdadero sino que su función es formar personas con capacidad de pensar por si mismas. De acuerdo a este gran economista y filosofo, las universidades deben enseñarles a las personas a “Poner en duda las cosas; no aceptar doctrinas, propias o ajenas, sin el riguroso escrutinio de la crítica negativa, sin dejar pasar inadvertidas falacias, incoherencias o confusiones; sobre todo, insistir en tener claro el significado de una palabra antes de usarla y el significado de una proposición antes de afirmarla……. El objetivo de la universidad no es enseñar el conocimiento requerido para que los estudiantes puedan ganarse el sustento de una manera particular. Su objetivo no es formar abogados ó médicos ó ingenieros (ó economistas) hábiles, sino seres humanos capaces y sensatos……. Los estudiantes son seres humanos antes de ser abogados, médicos, comerciantes o industriales; y sí se les forma como seres humanos capaces y sensatos, serán por sí mismos médicos y abogados (y economistas) capaces y sensatos”.

Es obvio que la incapacidad de las universidades actuales de formar economistas críticos y sensatos no responde únicamente a posturas personales e ideológicas de docentes y/o autoridades universitarias, sino más bien responde a factores relacionados con el rol que las universidades cumplen en la reproducción de las relaciones de poder dentro del sistema capitalista en su fase neoliberal. Probablemente uno de los principales factores explicativos de la crisis en la enseñanza de una economía crítica e integral, es la pérdida de la identidad e independencia de las universidades debido a que han sido capturadas por los intereses de las corporaciones y/o por la demanda del mercado. Se les ha presionado directa (o indirectamente) a convertirse en empresas educativas con la misión de formar a los dos tipos básicos de economistas que demanda el mercado en la fase actual del capitalismo: economistas especialistas altamente calificados/as y economistas generalistas poco calificados/as para apoyar a especialistas o para desempeñarse en funciones gerenciales. Esto a su vez ha conducido a una especie de fragmentación del conocimiento y a la ausencia de pensamiento crítico. ¿El resultado final? Economistas formados para adaptarse y/o colaborar con el status quo que mantiene a la mayor parte de la humanidad en la exclusión y la pobreza.

El mensaje que desde Harvard envían los y las estudiantes de economía, no debería pasar desapercibido por las escuelas de economía del mundo entero, en particular por las escuelas de economía de los países del sur. Es tiempo de rectificar el rumbo (si se ha perdido en algún momento). Es tiempo de separar la verdadera función universitaria de la función de formación técnica superior, y sobre todo, es tiempo de devolverle a la enseñanza de la economía el carácter crítico, riguroso e integral que tanta falta hace en los momentos actuales de crisis sistémica que ha provocado el sistema capitalista.

Si no actuamos ahora, con hechos y no con meros discursos, las escuelas de economía (y quienes trabajamos en ellas) estamos en riesgo de correr – más tarde o más temprano- con la misma suerte del desafortunado profesor Mankiw.

StarViewerTeam International 2011. Ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes. Autora: Julia Evelyn Martínez

====================

 OCCUPY ECON 101 HARVARD UNIVERSITY

It’s a long hike from the mud-caked tents of Dewey Square to the polished wood and stained glass of Harvard University’s Memorial Hall, but on Tuesday, Occupy Boston came to campus.

And they brought their Occupy-style call-and-response.

“Oh my god, this is a lot of people,” organizer Rachel Sandalow-Ash said.
“Oh my god, this is a lot of people,” the group repeated.
“This is very exciting.”
“This is very exciting.”

About 50 students and Occupy supporters walked out of the introductory economics class taught by professor Gregory Mankiw, a conservative economist who serves as an advisor to presidential candidate Mitt Romney, and was Chairman of the Council of Economic Advisors under President George W. Bush.

“This course will influence Harvard graduates.”
“This course will influence Harvard graduates.”

“Harvard students have been complicit,”
“Harvard students have been complicit,”
“Have aided,”
“Have aided,”
“Many of the worst injustices in recent years.”
“Many of the worst injustices in recent years.”

“Harvard students will not do that anymore.”
“Harvard students will not do that anymore.”

The bulk of the protesters’ classmates stuck around to hear Mankiw’s lecture, which happened to be on the subject of income inequality — an irony the economist noted on his widely-read blog. “I am sorry the protesters will miss it,” he wrote.

Harvard freshmen and walkout organizers Sandalow-Ash and Gabriel Bayard said Mankiw teaches economics with a conservative bent.

“Professor Mankiw says that the minimum wage causes unemployment when empirical studies have proven this not to be true in many cases. Professor Mankiw says rent control causes racial discrimination,” Sandalow-Ash said.

“Mankiw associates equity in the economic system to efficiency, which definitely isn’t necessarily true,” Bayard said.

“He also does not talk at all about the 2008 collapse,” Sandalow-Ash said, to which Baynard added: “He mentions it, but he doesn’t mention his complicity in it.”

Mankiw declined to be interviewed on Radio Boston, though he told the Harvard Crimson that his class teaches “mainstream economics,” the goal of which, he said, “is to help people evaluate the inevitable tradeoffs that public policy entails.”

The students who walked-out proceeded to the Occupy Boston encampment across the river, where they brought winter-weather donations for the demonstrators.

See http://www.adbusters.org/blogs/adbusters-blog/occupy-econ-101.html

 

Tags: , , , , , , , , , ,

Educación y Modelo de Desarrollo (2)


Un golpe a las Farc sería que el Presidente se sentara con los estudiantes a armar un mejor país. (Ricardo Silva Romero)

Aquí están los estudiantes, señor Presidente, aquí están dándole la cara. Aquí están, sin capuchas ni piedras en la mano, mirándolo fijamente a los ojos: de aquí nadie los mueve hasta que su gobierno en verdad oiga lo que están diciendo. Su ministra de educación, cansada de la indignación que despertó su aparatoso intento de reformar el sistema de formación superior, abrumada por aquellas marchas mansas que evitan con gracia los lugares comunes, llegó a decirles: “Vuelvan a sus clases: no saben el daño que le hacen al bolsillo de sus papás”. Su ministro del interior les mandó a pedir que dieran el debate en el Congreso: “Ese es el escenario natural”, les explicó, “las protestas estudiantiles no tienen sentido”. Y usted, que sabe que Colombia aún es un croquis, les preguntó: “¿Por qué protestan si no hay nada para protestar?”, como si hubiera llegado tarde a la película.

Pero ellos siguieron marchando, señor Presidente. Y seguirán de pie porque tienen claro que no deberían estar pagando dos veces por un mismo derecho, porque han descubierto que decir lo que se piensa no es un acto subversivo y porque tienen toda la razón.

Quizás no haya que pintarle los cachos del diablo a su fotografía, señor Presidente. Pero es cierto que su empantanado proyecto de ley, “por el cual se regula la prestación del servicio público de la educación superior”, busca a medias lo que hay que buscar a fondo: que los cupos se multipliquen, que la calidad por fin se eleve, que el aprendizaje deje de ser un privilegio, que los institutos tecnológicos alcancen la dignidad que tanto les falta y que los principios del buen gobierno se tomen el sector. Como dicen los estudiantes, en una lengua anterior al pragmatismo, no se llega a ninguna de las metas que usted pretende por ninguno de los caminos reparchados que usted propone: jamás tendremos un país de iguales si no tomamos, entre todos, la decisión de invertir en la educación mucho más de lo que invertimos en la guerra.

Oiga a los estudiantes, Presidente, óigalos bien. Simplemente le están recordando que sus familias no han tenido ni tendrán con qué pagar unas clases que los conviertan en prójimos de los afortunados: que si Colombia no sigue el ejemplo de Brasil, si el Estado -esa extraña manera de decir “nosotros”- no le apuesta diez veces más de su presupuesto a la educación, si no saca de su bolsillo remendado esa “cobertura con calidad” con la que todos estamos de acuerdo, si no construye los salones ni los profesores que se necesitan y no entiende que para darle valor a la formación técnica no es necesario menospreciar la formación universitaria, seguiremos siendo un país de siervos sin nada sometidos por “los benditos créditos educativos”: una larga fila que no va a dar a ninguna ventanilla.

Entienda a los estudiantes: son personas nuevas. Aún no se resignan a vivir a pesar de los gobiernos ni se acostumbran a pagar impuestos para nada. Todavía no les parece normal tener que comprar de nuevo la seguridad, la enseñanza, la salud. Tienen la rara idea de que el Presidente de la República es su empleado.
Y creen que lo que llaman “el mundo real” es una excusa: que el mundo es lo que sea que uno quiera. No son los mismos estudiantes de siempre, Presidente, saben que marchar por la educación es marchar contra la violencia; no gritan “¡imperialismo!” ni hablan de “neoliberalismo” cuando se quedan en blanco; andan por ahí, con cifras en la mano, diciendo: “Queremos un Estado que gaste en un estudiante lo mismo que gasta en un soldado”.

¿Quiere darles un verdadero golpe a las Farc, señor Presidente?: entonces siéntese a armar con los estudiantes, de igual a igual, un país en el que los padres gradúen a sus hijos en vez de enterrarlos.

www.ricardosilvaromero.com en el Tiempo, 10 de Noviembre, 2011

 

Tags: , , , , , , , , ,