RSS

Tag Archives: Etica

¿De quién es la Naturaleza? – Grupo Etc.


En medio de las prácticas neoliberales sustentadas en lo que hoy se conoce como el neo-extractivismo, hoy les compartimos el libro “¿De quién es la Naturaleza? – El Poder Corporativo y la Frontera Final en la Mercantilización de la Vida” escritos que fueron elaborados por la organización canadiense, Grupo ETC. Sus propósitos incluyen trabajar sobre temas “socioeconómicos y ecológicos que rodean las nuevas tecnologías y que podrían tener impactos en los más pobres y más vulnerables del mundo. Investigamos la erosión ecológica (que incluye la erosión de las culturas y los derechos humanos); el desarrollo de nuevas tecnologías (especialmente las tecnologías agrícolas pero también nuevas tecnologías que trabajan con la genómica y la materia); y monitoreamos asuntos de gobernanza internacional que incluyen la concentración corporativa y el comercio relacionados con las tecnologías. Operamos a nivel de la política global. Trabajamos de cerca con organizaciones afines de la sociedad civil y movimientos sociales, especialmente en África, Asia y América Latina.

Su prefacio dice así: Problemas, fascinaciones y oportunidades

Hace treinta años la humanidad tenía un problema, la ciencia tenía una fascinación, y la industria tenía una ETC-logo_ESoportunidad. Nuestro problema era la injusticia. Las filas de hambrientos se ensanchaban mientras las filas de los agricultores menguaban. Mientras tanto, la ciencia estaba fascinada por la biotecnología –la idea de que podríamos manipular genéticamente los cultivos y el ganado (y la gente) con rasgos que podrían hacer que superáramos todos nuestros problemas. El agronegocio vio la oportunidad de extraer el enorme valor excedentario imbuido en toda la cadena alimentaria. El sistema alimentario enormemente descentralizado se llenó los bolsillos alardeando ser centralizado. Todo lo que la industria tuvo que hacer fue convencer a los gobiernos de que la revolución genética de la biotecnología podía poner fin al hambre sin hacer daño al ambiente. La biotecnología se presentó como una actividad con mucho riesgo para las pequeñas compañías y demasiado cara para los investigadores públicos. Para acercar esta tecnología al mundo, los obtentores públicos tendrían que dejar de competir con los obtentores privados, los reguladores tendrían que mirar para otro lado cuando las empresas de plaguicidas compraran compañías de semillas que, a su vez, compraron otras compañías de semillas. Los gobiernos tendrían que proteger las inversiones de las industrias ofreciendo patentes, primero sobre las plantas y luego sobre los genes. Las reglamentaciones de la seguridad en el consumo, duramente ganada en el transcurso de un siglo, tendrían que rendirse ante los alimentos y medicamentos modificados genéticamente.

De quien es la naturalezaLa industria obtuvo lo que quiso. De las miles de compañías de semillas e instituciones públicas de mejoramiento que existían treinta años atrás, solo diez compañías controlan ahora más de dos tercios de las ventas mundiales de semillas patentadas. De las docenas de compañías de plaguicidas que existían hace treinta años, diez controlan ahora casi el 90% de las ventas de agroquímicos en todo el mundo. De casi mil empresas biotecnológicas emergentes hace 15 años, diez tienen ahora los tres cuartos de los ingresos de la industria. Y seis de los líderes de las semillas son también seis de los líderes de los plaguicidas y la biotecnología. En los últimos treinta años, un puñado de compañías ganaron el control de una cuarta parte de la biomasa anual del planeta (cultivos, ganado, pesca, etc.) que fue integrada a la economía del mercado mundial.

Actualmente, la humanidad tiene un problema, la ciencia tiene una fascinación y la industria tiene una oportunidad. Nuestro problema es el hambre y la injusticia en un mundo de caos climático. La ciencia tiene fascinación con la convergencia a la nano escala –incluso la posibilidad de diseñar nuevas formas de vida desde el principio. La oportunidad de la industria radica en las tres cuartas partes de la biomasa del mundo que aunque se usa, permanece fuera de la economía del mercado mundial. Con la ayuda de nuevas tecnologías, la industria considera que cualquier producto químico fabricado a partir del carbono de combustibles fósiles puede hacerse a partir del carbono encontrado en las plantas. Las algas de los océanos, los árboles de la Amazonia y el pasto de las sabanas pueden ofrecer las materias primas (supuestamente) renovables para alimentar a la gente, hacer combustibles, fabricar aparatos y curar enfermedades a la vez de eludir el calentamiento global. Para que la industria haga realidad esta visión, los gobiernos deben aceptar que esta tecnología es demasiado cara. Convencer a los competidores de que corren demasiado riesgo, desmantelar las reglamentaciones deben aprobar patentes monopólicas.

Su tabla de contenidos incluye:

Problemas, fascinaciones y oportunidades: prefacio
¿De quién es la naturaleza?
Gráfica: La participación en el mercado mundial de las 10 primeras empresas por sector
El contexto
Tabla: Valor de las fusiones y adquisiciones mundiales
Parte 1:
Los insumos de la agricultura corporativa: semillas, agroquímicos, fertilizantes
La industria de la semilla
Las 10 principales compañías mundiales de semillas
Tabla: Mercado mundial de semillas comerciales
Tabla: La participación de las 10 principales compañías del mercado mundial de semillas patentadas
Tabla: El mercado mundial de semillas patentadas, 2007
La industria agroquímica
Las 10 principales compañías de plaguicidas del mundo
Tabla: El mercado mundial de agroquímicos, Ventas 2007
La industria de los fertilizantes
Principales compañías de fertilizantes del mundo
Tabla: Una mirada sobre la cadena alimenticia corporativa
Parte 2:
Los productos de las empresas del rubro alimenticio: fabricación de alimentos y bebidas;
venta al público de comestibles
La industria de fabricación de alimentos y bebidas
Las 10 principales empresas de alimentos y bebidas del mundo
La industria de venta al público de comestibles
Las 10 principales empresas mundiales de venta al público de comestibles
Tabla: Empresas mundiales de alimentos y bebidas: las primeras10 dominan el 35% de las ventas de alimentos
empaquetados de las 100 primeras
Tabla: Empresas mundiales de venta al público de comestibles y bebidas: las 10 primeras dominan el 40% de las ventas de comestibles de las primeras
100
Viñeta de Tom Toles
Parte 3:
La medicina y la salud en manos de las empresas: la gran industria farmacéutica, la biotecnología, la farmacéutica veterinaria, la bioinformática
Una mirada a las empresas de la medicina y la salud
La industria farmacéutica
Las 10 principales compañías farmacéuticas mundiales
Tabla: La participación en el mercado de las 10 principales empresas entre las 100 primeras
Viñeta de Paul Noth
La industria de la biotecnología
Las 10 principales empresas de biotecnología del mundo con acciones al público
Los 10 principales medicamentos biotecnológicos exitosos, 2007
La industria farmacéutica veterinaria
Las 10 principales empresas de la farmacéutica veterinaria
La industria de la bioinformación
Principales actores de la generación de datos de ADN
Principales actores de software, hardware, procesamiento, almacenamiento y análisis de datos de ADN
Parte 4:
Volver mercancía hasta la última brizna de hierba. Ingeniería genética extrema y la economía post petróleo del azucar
Biología sintética. Los jugadores y sus socios corporativos
Las tecnologías convergentes cristalizan el poder de las corporaciones
Principales compañías en la síntesis comercial de genes
Refinación de petróleo: las 10 más importantes
Industria química: las 10 principales
Compañías forestales, papeleras y de embalaje: las 10 principales
Compañías de procesamiento y comercio de oleaginosas, granos y azúcar: las 11 principales
Conclusión
La economía mundial: ¿quién detenta el poder?

Para acceder al texto completo De quién es la naturaleza

 

Tags: , , , , , , , ,

El mundo según Manuel Castells – Radiotelevisión española


Radiotelevisión Española (rtve.es), a través del programa “Pienso, luego Existo”, dedicó su emisión  del 16 de junio, 2013 a la figura de Manuel Castells. En casi 30 minutos el sociólogo español compartió, en el tono ameno que lo caracteriza, acerca de sus primeros años de estudiante en Francia, la vertiente empírica de sus investigaciones, así como su visión de la sociedad red en la que vivimos.

Esperamos que lo disfruten!!

 

 

 

Tags: , , ,

Dudas sin Consecuencias para la Realidad – Dr. Caspar Dohmen


Esta es la tercera entrega de la Agenda del Post-Crecimiento en Construcción

DUDAS SIN CONSECUENCIAS PARA LA REALIDAD
Partidos políticos en Alemania asumen la crítica al crecimiento sin convertirla en política
(Autor Dr. Caspar Dohmen, periodista con énfasis en economía y autor de libros, su último libro “Otto Moralverbraucher”)

AGENDA POST CRECIMIENTO EN CONSTRUCCIÓN
Desarrollo sostenible y equitativo sin la presión del crecimiento
(Dossier de Pan para el Mundo y MISEREOR, en cooperación con la revista WELT-SICHTEN, Dossier 3 – 2015, http://www.welt-sichten.org)
(Traducido por Jorge Krekeler, Moisés Bellota y Yazmin Madeleine Tolosa G.)

Desde la ciencia y los medios surgen voces que cuestionan el paradigma del crecimiento en nuestro sistema de economía. Las consecuencias del crecimiento son también tema para los partidos políticos. Pero en la cotidianidad política, conceptos en torno a la sociedad del post-crecimiento casi no se hacen escuchar.

Los políticos hablan con frecuencia de las consecuencias nocivas del crecimiento sin límites, alertando sobre los peligros colaterales como la pérdida de especies y de la biodiversidad o el cambio climático, pero en la búsqueda de soluciones para problemas actuales como el endeudamiento estatal, desempleo o envejecimiento de la sociedad, los mimos políticos conocen una sola receta: más crecimiento. Solo más allá de la vorágine diaria tratan aspectos en torno a una sociedad con menos o ningún crecimiento.

Green New DealEn los últimos años sí se dio un viraje en el pensamiento de muchos. Y esto se evidencia en los esfuerzos para redefinir una escala en torno al bienestar. “Crecimiento económico no es un propósito político” constata el informe final 2013 de la comisión Enquete parlamentaria alemana, analizando “Crecimiento, Bienestar y Calidad de Vida”. Los integrantes, más allá de su afiliación a partidos políticos coincidieron en que el crecimiento del PIB como indicador para incremento del bienestar societal es deficitario y debe ser reemplazado por una suerte de índice, agrupando una variedad de aspectos: desde participación y usufructo social, medida por situación de empleo, educación, salud y libertad; hasta la ecología, medida por indicadores en torno a los gases invernadero, nitrógeno y biodiversidad. Diferentes partidos (entre CDU/CSU y SPD) incorporaron esta idea en sus propuestas programáticas, es decir un sistema de monitoreo e información, comprensible y actualizado regularmente en torno a la calidad de vida en Alemania.

Promotores de la sociedad post-crecimiento como Niko Paech ven la necesidad que las personas cambien su estilo de vida, particularmente en los países industrializados, bajando su consumo: modestia y suficiencia son las palabras. Esta visión no aparece en la práctica política o solo de forma marginal. La conciliación entre economía y ecología está depositada como tarea pendiente para las innovaciones tecnológicas verdes, como “Green New Deal”, en alusión al New Deal, paquete de medidas y reformas del presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt en los años treinta, reaccionando ante la crisis económica mundial y desempleo masivo. Del Green New Deal empezaron a hablar intelectuales en los Estados Unidos a finales de los años noventa. Al poco tiempo incorporan otros este término en su lenguaje como por ejemplo el programa medioambiental UNEP, de las Naciones Unidas. Con industrias “verdes” se quiere estimular la economía, crear nuevos empleos y frenar el cambio climático. Un papel importante tienen aquí los conceptos de energía y consumo, enfocados en la descentralización.Caspar Dohmen

Un documento estratégico de la Fundación Heinrich Böll y del Worldwatch Institute, indica con referencia al Green New Deal: “Lo que necesitamos son cambios sustanciales y la predisposición de atrevernos a implementar enfoques y tecnologías fundamentalmente nuevas o distintas, sin optar por pasos intermedios”. Al momento de la publicación de este documento en 2009, la economía mundial afectada por la crisis financiera estaba en aprietos. Las expectativas de los autores que los gobiernos de los EE. UU. y de la Unión Europea utilicen sus paquetes gigantescos de estímulo de la coyuntura económica para empujar el Green New Deal no fueron cumplidas. Al contrario, los gobiernos seguían obedientes a la lógica de la “old economy”, Alemania por ejemplo con el “plan renovación” para automóviles.

El Green New Deal y Economía Verde
Para el partido verde de Alemania (Die Grünen) los desafíos a futuro son grandes programas de inversión pública con sensibilidad ecológica y nuevas formas de una economía solidaria. A mediano plazo será necesario reducir la dependencia de la economía en torno al crecimiento. “Necesitamos una transformación social-ecológica para convertir nuestro sistema de economía, basado en el carbono en una economía sostenible y de bajo consumo de recursos”, menciona el programa del partido para las últimas elecciones federales. Hay que regular más los mercados, estableciendo estándares ecológicos y sociales vinculantes.

El Partido Social-Demócrata (SPD) apuesta también a la economía verde, con la esperanza que de esta forma la plaza manufacturera Alemana se fortalezca. También hay la expectativa de desacoplar el crecimiento de la economía del consumo de recursos. Si se lograse esto -hasta ahora no se ha podido- sería una respuesta aceptable al apremiante problema de la finitud de los recursos. Los socialdemócratas agendaron propuestas por parte del Denkwerk, conformado por políticos de los Verdes y Socialdemócratas y del espectro sindical, con sus ramas de metalurgia y química. Una de estas propuestas es la idea de un nuevo cuadrilátero mágico como brújula para la futura política económica, en 1967 se creó la ley de estabilidad y crecimiento, atendiendo el cuadrilátero de estabilidad de precios, empleo, equilibrio en el balance comercial exterior y crecimiento económico continuo y acertado. Han pasado dos generaciones y ahora surge la idea de reemplazar esta ley por una ley de estabilidad y bienestar, con las dimensiones de una sostenibilidad económica, social y ecológica. Pero el partido socialdemócrata se retrata como partido clásico de trabajadores (industriales), subrayando esta línea por su actual política de carbono. Formando parte de la comisión Enquete, el partido apoyó aun la petición para una transformación ecológica social pero en su último programa electoral ya no se hablaba del tema.

El partido de la izquierda (Die Linken) reclama ser el partido de la transformación ecológica-social de la sociedad, buscando un socialismo democrático, liberal, ecológico y sabroso. Su programa electoral: “La inminente catástrofe climática, el rápido agotamiento de muchos recursos naturales y la acelerada destrucción de la biodiversidad por un lado, y la escisión de las sociedades en ganadores y perdedores de la globalización neoliberal, con un notorio consumo lujoso y creciente hambre por el otro son las dos caras de la medalla. Los retos, entre social y ecológico solo permiten soluciones compartidas”. El programa ofrece algunos aspectos de relevancia para un concepto en torno a la sociedad post-crecimiento como la focalización en circuitos económicos regionales, o una cultura de debate democrático para definir la forma o sistema de economía más amigable al servicio de la humanidad y del planeta. Los Linken despiertan muchas expectativas desde sus propuestas programáticas pero a nivel federal y nacional el partido aun no ha tenido oportunidad de probar en la práctica sus planteamientos.

El economista conservador Meinard Miegel pronostica para zonas como la Unión Europea tasas de crecimiento muy moderadas y escenarios de crecimiento cero, a pesar de muchos esfuerzos. Contrariamente a las opiniones de algunos expertos, en los conceptos para el futuro de los partidos demócrata-cristiano y social-cristiano (CDU/CSU), el crecimiento económico será indispensable por ejemplo para generar nuevos empleos, garantizar estabilidad y paz social y poner en orden las finanzas fiscales; pero se admite la necesidad de lograr un crecimiento económico orientado a la sostenibilidad. Sus propuestas para implementar ésta iniciativa son ciencia pura de la economía de mercado y de la esfera tecnológica. Un ejemplo es la gran apuesta al instrumento del mercado de certificados de carbono a nivel de la Unión Europea. Debido a una sobreoferta de certificados el sistema funciona con muchos problemas. Estudiando los programas electorales de estos partidos no se encuentra aspectos en torno al tema de una sociedad de post-crecimiento.

Conclusión
Para los partidos el tema de la visión de una sociedad con significativamente menos o sin ningún crecimiento de la economía es de muy poca relevancia. Tomando en cuenta la magnitud de la amenaza que exige respuestas políticas colectivas, el contraste es grande.

(Imágenes tomadas de http://www.greenpartywatch.org; y http://www.amazon.co.uk)

 

Tags: , , , , ,

Desarrollo Sostenible y Equitativo sin la presión del Crecimiento – N. Treu, S. Tuschen


Esta es la segunda entrega de la Agenda del Post-Crecimiento en Construcción.

DESARROLLO SOSTENIBLE Y EQUITATIVO SIN LA PRESIÓN DEL CRECIMIENTO
(AGENDA POST CRECIMIENTO EN CONSTRUCCIÓN)
(Dos de Siete)

Dossier de Pan para el Mundo y MISEREOR, en cooperación con la revista WELT-SICHTEN, Dossier 3 – 2015, http://www.welt-sichten.org
(Traducido por Jorge Krekeler, Moisés Bellota y Yazmin Madeleine Tolosa G.)

“DECRECIMIENTO SIGNIFICA ANTE TODO POSIBILITAR JUSTICIA GLOBAL”
Entrevista con Nina Treu, coordinadora colegiada programática de la Conferencia Decrecimiento 2014

En septiembre 2014 se celebró en Leipzig / Alemania la cuarta conferencia internacional de post-crecimiento, sostenibilidad ecológica y justicia social. Tres mil participantes de 74 países compartieron y discutieron durante cinco días. La conferencia ha sido parte de un ciclo de actividades, de carácter internacional: conferencias del decrecimiento (degrowth) se han dado antes en Paris (2008), Barcelona (2010) y en Venecia y Montreal (2012).

¿Qué ha sido lo particular de esta conferencia en Leipzig?
Lo particular y para nosotros dando por sentado, era asumir la idea del decrecimiento no solo desde lo teórico y sus contenidos sino aplicarlo también desde la organización. El grupo de organizadores estaba compuesto por setenta personas ubicadas en diferentes partes de Alemania. Todos tenían el mismo peso en los momentos de decidir y las cuestiones estratégicas se resolvieron por consenso. Para reunirnos hemos optado por espacios no comerciales (por ejemplo proyectos de vivienda en Leipzig). Coincidimos también en el criterio de que el dinero no sea obstáculo para desistir de una participación. Por esta razón todos los participantes podían decidir libremente sobre el monto que aportaban al evento. Nosotros propusimos un margen de entre 15 y 200 Euros y al final alcanzamos un monto por concepto de aportes más alto que el presupuestado.

Admitimos como socios solo a organizaciones que no tengan relación con métodos de producción fósil y de mucho capital financiero. Descartamos la participación de empresas que lucran. Consideramos importante que el actuar de los socios y de las organizaciones de apoyo refleje su orientación a principios solidarios, ecológicos y emancipatorios.

decrecimiento¿Cuáles han sido los objetivos de la conferencia?
El objetivo estratégico ha sido avanzar en el desarrollo del discurso del decrecimiento. La idea era hacer conocer enfoques desde la ciencia y de la práctica, fomentar el intercambio entre actores dedicados a la investigación, la implementación, y a activistas del decrecimiento. En este sentido hubo aportes de tres áreas, además de momentos de arte; todos los aportes con orientación a tres ejes temáticos: i) organizar a la sociedad, ii) practicar una economía social-ecológica y iii) vivir comunidad. Además los tres días del evento, descontando el día de apertura y de clausura, tenían diferentes lemas: “Enfrentar a las crisis: crítica y resistencia”. ”Conformar alianzas”. Y “Visiones y estrategias para la transformación”.

Nos ha sido importante lograr puentes entre los diferentes actores dentro del discurso del decrecimiento y con discursos afines. A la vez buscábamos un dialogo entre el norte global y sur global fomentando modelos de sociedad y de economía más allá de la lógica del crecimiento. Un propósito particular nuestro era la articulación y el fortalecimiento de los movimientos del decrecimiento alemán y de la región europea. Además se quería colocar mensajes del discurso del decrecimiento, o dicho de manera más amplia, de la crítica al crecimiento en la esfera pública.

¿Lograron sus objetivos?
Logramos todos nuestros objetivos. La conferencia del decrecimiento 2014 ha aportado en la maduración del discurso del decrecimiento. Esto ha sido posible gracias a la variedad de aportes y discusiones diferenciadas. Logramos articular las corrientes del decrecimiento del sur europeo con el debate en torno a la crítica al crecimiento en Alemania. Los científicos, activistas y actores en ejercicio del sur han aportado de forma significativa a la conferencia. Además logramos un eco mediático bastante amplio con más de setenta anotaciones mediáticas.

Durante la conferencia se podía tener la impresión que lo único pendiente fuese la pregunta del Cómo ya que la pregunta de la necesidad y de la viabilidad del decrecimiento era un Sí contundente. ¿Es correcta esta apreciación?
Esto depende de la perspectiva de cada quién. Nosotros pensamos que la pregunta principal sobre la necesidad del decrecimiento, evitando así la catástrofe ecológica y posibilitando una vida plena, tiene que ser respondida con un Sí. Necesitamos muchas buenas propuestas para la implementación de una sociedad y economía, más allá del paradigma de crecimiento, y exactamente a esto iba la conferencia. Queríamos visibilizar formas viables y concretas. Pero tenemos muy claro que las mayorías aun no responden con un sí y que aun tendremos que trabajar mucho en este sentido.Misereor

¿Tienen pensado futuras acciones?
Con la conferencia el debate en torno a la crítica del crecimiento ha alcanzado una cumbre. Y debido al éxito logrado, el círculo de organizadores, organizaciones de apoyo y socias tienen mucho interés de seguir trabajando en el tema. Ampliaremos la página web decrecimiento convirtiéndola en un portal de información con un umbral temático afín pero más amplio para crear un punto de referencia. En agosto organizaremos una escuela de verano acerca de decrecimiento y justicia climática en la zona de explotación de lignito a cielo abierto, situada cerca del río Rin, acompañada por un campamento climático y acciones de masa. Con esto pretendemos vincular el debate en torno al decrecimiento más con iniciativas por la justicia global.

-tenerserEn la conferencia participaron también representantes del sur global. ¿Es el decrecimiento el camino indicado para el sur en las transformaciones necesarias de la sociedad?
Esta pregunta no es fácil de responder. Son los pueblos de los países del sur y no nosotros quienes tendrán que definir si la opción de descartar el paradigma de crecimiento es indicada para su camino hacia una sociedad con justicia social y medioambiental. A nosotros nos corresponde poner fin a la exportación al mundo de nuestro modelo de bienestar y crecimiento, haciendo creer que esto fuese la solución a todos los problemas. Decrecimiento en el norte global significa ante todo posibilitar justicia global. Solo con la reducción de nuestro consumo de recursos y con condiciones comerciales de nuestro lado que generan menos (o ninguna) explotación en otros países, el sur global podrá definir su propio desarrollo con más libertad. Esto puede significar salir del paradigma de crecimiento y hasta la reducción de crecimiento en algunas ramas como por ejemplo en la energía fósil, pero partiendo de una línea base distinta a la nuestra.

¿Las y los participantes del sur global, han encontrado déficits o lagunas en el debate alemán y europeo en torno al decrecimiento?
Los invitados del sur global han dejado muy claro que para ellos lo más relevante ha de ser los aspectos relacionados con la justicia global y no solamente la disminución de emisiones, la reducción del estrés o la conservación de la naturaleza en el norte. Yo no hablaría de manchas blancas ya que el debate acerca del decrecimiento en Alemania y Europa gira también en torno a estos aspectos. Pero los participantes del sur global subrayaron estos aspectos, con testimonios prácticos y auténticos – esto si tiene mayor legitimidad y fuerza de convencer a que cuando alguien con perspectiva de observador informa lo mismo. De todas maneras es importante mantener la conexión del debate en torno al decrecimiento aquí con los debates del sur global.

(La entrevista hizo Stefan Tuschen, encargado para política y futuro global de Misereor)

Imágenes tomadas de http://www.granadaentransicion.wordpress; y http://www.tunuevainformación.com)

 

Tags: , , , , ,

Basic Criticism to an “Ecomodernist Manifesto”


This post was taken from Resilience.org (Mayo 6, 2015) http://www.resilience.org/stories/2015-05-06/a-degrowth-response-to-an-ecomodernist-manifesto

A Degrowth Response to an Ecomodernist Manifesto

Jeremy Caradonna et al.

A group known as the “ecomodernists,” which includes prominent environmental thinkers and development specialists such as Ted Nordhaus, Michael Shellenberger, Stewart Brand, David Keith,and Joyashree Roy has recently published a statement of principles called An Ecomodernist Manifesto (2015). Many of the authors of the Manifesto are connected to an influential think tank called The Breakthrough Institute.

The Manifesto is an attempt to lay out the basic message of ecomodernism, which is an approach to development that emphasizes the roles of technology and economic growth in meeting the world’s social, economic, and ecological challenges. The ecomodernists “reject” the idea “that human societies must harmonize with nature to avoid economic and ecological collapse,” and instead argue that what is needed is a reliance on technologies, from nuclear power to carbon capture and storage, that allow for a “decoupling [of] human development from environmental impacts.”

The Manifesto has already received strong criticism from an array of commentators, but none of these assessments has yet critiqued it from the perspective of “degrowth,” which is an approach that sees the transit ion to sustainability occurring through less environmentally impactful economic activities and a voluntary contraction of material throughput of the economy, to reduce humanity’s aggregate resource demands on the biosphere. From a degrowth perspective, technology is not viewed as a magical savior since many technologies actually accelerate environmental decline.

DegrowthWith these disagreements in mind, a group of over fifteen researchers from the degrowth scholarship community has written a detailed refutation of the Ecomodernist Manifesto which can be read here: Criticisms to An Ecomodernist Manifesto

The following is a summary of the seven main points made by the authors of this critique:

1.The Manifesto assumes that growth is a given. The ecological economists associated with degrowth assume that growth is not a given, and that population growth, inequalities, and the decline of cheap and abundant fossil fuels, which spurred the unprecedented growth of the global economy over the past century, means that the limits to growth are either being reached or will be reached in the very near future. The ecomodernists, by contrast, scoff at the idea of limits to growth, arguing that technology will always find a way to overcome those limits. Graham Turner, Ugo Bardi, and numerous others have shown through empirical research that many of the modeled scenarios, and the fundamental thesis, of the Club of Rome remain as relevant as ever—that is, that the human endeavor is bumping up against natural limits. Richard Heinberg has shown that theproduction of conventional oil, natural gas, and heavy oil all peaked around 2010, despite, but also due to, continued global reliance on fossil fuels, which still make up over 80% of the world’s primary source of energy. The history of industrialism to date suggests that more growth will be coupled with increasing environmental costs. Thus the Manifesto does nothing to question and rethink the growth fetish that has preoccupied (and negatively impacted) the world since at least the 1940s.

2. Ecomodernists believe in the myth of decoupling growth from impacts. Long the fantasy of neoclassical economists, industrialists, and many futurists decoupling is the idea that one can have more of the “good stuff” (economic growth, increased population, more consumption) without any of the “bad stuff” (declines in energy stocks, environmental degradation, pollution, and so forth). Yet to date, there has been no known society that has simultaneously expanded economic activity while reducing absolute energy consumption and environmental impacts. In terms of carbon-dioxide emissions, the only periods over the past century in which global or regional emissions have actually declined absolutely have occurred during periods of decreased economic activity (usually a political crisis, war, or a recession). While it is true that many countries have reduced their carbon intensity in recent decades, meaning that they get more bang for their energy buck, efforts to decouple GDP-growth from environmental degradation through technological innovations and renewable energies have failed to achieve the absolute emissions reductions and reductions in aggregate environmental impacts necessary for a livable planet. In short, absolute decoupling hasnot occurred and has not solved our problems.

degrowth escape3.Is technology the problem or the solution? The ecomodernists cannot decide. The Manifesto is open and honest about the impact that modern technologies have had on the natural world, and especially emissions from fossil-fueled machines. However, as an act of desperation, the ecomodernists retreat to the belief that risky, costly, and underachieving technologies, such as nuclear power and carbon capture and storage, will solve the climate crisis and energize the sustainable society of the future. The reality, however, is that nuclear power provides less than 6 percent of the world’s energy needs while creating long-term storage nightmares and present-day environmental hazards. We cite Chernobyl and Fukushima as obvious examples. From the point of view of degrowth, more technology is not (necessarily) the solution. The energy crisis can be addressed only by reductions in throughput, economic activity, and consumption, which could then (and only then) create the possibility of powering global society via renewables.

4. Ecomodernism is not very “eco.” Ecomodernism violates everything we know about ecosystems, energy, population, and natural resources. Fatally, it ignores the lessons of ecology and thermodynamics, which teach us that species (and societies) have natural limits to growth. The ecomodernists, by contrast, brazenly claim that the limits to growth is a myth, and that human population and the economy could continue to grow almost indefinitely. Moreover, the ecomodernists ignore or downplay many of the ecological ramifications of growth. The Manifesto has nothing to say about the impacts of conventional farming, monoculture, pesticide-resistant insects, GMOs, and the increasing privatization of seeds and genetic material. It is silent on the decline of global fisheries or the accumulation of microplastic pollution in the oceans, reductions in biodiversity, threats to ecosystem services, and the extinction of species. Nor does it really question our reliance on fossil fuels. It does argue that societies need to “decarbonize,” but the Manifesto also tacitly supports coal, oil and natural gas by advocating for carbon capture and storage. Far from being an ecological statement of principles, the Manifesto merely rehashes the naïve belief that technology will save us and that human ingenuity can never fail. One fears, too, that the ecomodernists support geoengineering.

5.The Manifesto has a narrow, inaccurate, and whitewashed view of both “modernity” and “development.” The degrowth 2Manifesto’s assertions rest on the belief that industrialized modernity has been an undivided blessing. Those who support degrowth have a more complex view of history since the 18th century. The “progress” of modernity has come at a heavy cost, and is more of a mixed blessing. The ecomodernists do not acknowledge that growth in greenhouse gas emissions parallels the development of industry. The core assumption is that “development” has only one true definition, and that is to “modernize” along the lines of the already industrialized countries. The hugely destructive development path of European and Neo-European societies is the measuring stick of Progress.

6.Ecomodernism is condescending toward pre-industrial, agrarian, non-industrialized societies, and the Global South.The issue of condescension is particularly stark in the Manifesto. There is not a word about religion, spirituality, or indigenous ecological practices, even though the authors throw a bone to the “cultural preferences” for development. Pre-industrial and indigenous peoples are seen as backwards and undeveloped. The authors go so far as to say that humans need to be “liberated” from agricultural labor, as though the production of food, and small-scale farming, were not inherent goods. There is no adoration for simple living, the small scale, or bottom up approaches to development.

7. The Manifesto suffers from factual errors and misleading statements. The Manifesto is particularly greenwashed when it comes to global deforestation rates. It suggests that there is currently a “net reforestation” occurring at the international scale, which contradicts the 2014 Millennium Development Report that shows that afforestation and reforestation have, in fact, slowed deforestation rates, but that the world still suffered a net loss of forested land between 2000 and 2010 by many millions of hectares. Research by the United Nations Food and Agriculture Organization and the World Wide Fund for Nature confirms the reality of net forest losses. Further, the Manifesto makes dubious claims about net reductions in “servitude” over the past few centuries, and the role played by pre-historical native peoples in driving the megafauna to extinction.

In sum, the ecomodernists provide neither a very inspiring blueprint for future development strategies nor much in the way of solutions to our environmental and energy woes.The full critique document was authored and endorsed by Jeremy Caradonna, Iris Borowy, Tom Green, Peter A. Victor, Maurie Cohen, Andrew Gow, Anna Ignatyeva, Matthias Schmelzer, PhilipVergragt, Josefin Wangel, Jessica Dempsey, Robert Orzanna, Sylvia Lorek, Julian Axmann, RobDuncan, Richard B. Norgaard, Halina S. Brown, Richard HeinbergRead the full document A Degrowth Response to an Ecomodernist Manifesto.This summary was originally published by Resilience.org, part of Post Carbon Institute’s Resilience program dedicated to building resilient communities as we transition away from fossil fuels

(Images taken from http://www.slate.com and http://www.ieet.org)

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

CONFLICTOS AMBIENTALES EN COLOMBIA: INVENTARIO, CARACTERIZACIÓN Y ANÁLISIS


Compartimos hoy, una versión aún en borrador de la identificación y estudio de las principales particularidades de los CONFLICTOS AMBIENTALES EN COLOMBIA: INVENTARIO, CARACTERIZACIÓN Y ANÁLISIS (2014), realizada por el profesor Mario Alejandro Pérez Rincón, quien trabaja en el Instituto CINARA de la Universidad del Valle. Aún en borrador, porque aunque en esta versión ya se presenta el análisis de 72 casos de injusticia ambiental, “la recolección de casos todavía esté en curso y llegará posiblemente a un centenar, pero las tendencias de los conflictos y sus implicaciones ya están claras.”

El provocador resumen de la publicación expresa: “Las políticas de liberalización de mercados en América Latina y el Caribe (ALC) a iniciosconflictos ambientales de los noventa contribuyeron a conservar su rol histórico en la división internacional del trabajo como exportadora de materias primas y de recursos energéticos para el desarrollo del proceso metabólico del Sistema Económico Mundial. En Colombia, la especialización productiva potenció las ventajas comparativas asociadas a la abundancia de tierra, agua y clima y con ello generó un incremento significativo en el área utilizada por la dinámica económica extractiva. La expansión de estas actividades se encontró con formas de producción campesina y sociedades híbridas que dependen en buena medida de los servicios ambientales provistos por la naturaleza, con lo cual se intensificaron en forma significativa los conflictos e injusticias socio-ambientales. En este contexto, el propósito de este documento es doble: por un lado, realizar un inventario y mapeo inicial de los principales conflictos socio-ambientales en Colombia, habiéndose documentado inicialmente 72 casos distribuidos por todo el territorio nacional. Por otro lado, realizar un análisis descriptivo de los conflictos ambientales a partir de las principales variables utilizadas en el estudio, con el fin de obtener una mejor caracterización y entendimiento de los mismos. Además del uso de la cartografía para la ubicación espacial de los conflictos se utilizó la estadística descriptiva para profundizar en el análisis de las variables más relevantes de los mismos. Los resultados de la investigación permiten concluir que el sector extractivo explica buena parte de los conflictos ambientales del país (minería, biomasa y energía fósil) destacándose el oro y el carbón; que existe una clara relación entre la cantidad e intensidad de los conflictos ambientales y el modelo de desarrollo extractivo de los últimos gobiernos; que los principales grupos afectados son las comunidades pobres en particular, campesinos, indígenas y afrodescendientes encontrando evidencia en ese sentido de “racismo ambiental”; que existe gran dualidad para resolver los conflictos: por un lado la violencia persistente y por otro, el uso de mecanismos jurídicos y legales; y, finalmente que hay un relativo éxito de los movimientos sociales al detener, por lo menos parcialmente, 14 de los 72 proyectos generadores de conflictos. Esto muestra la bipolaridad de la sociedad colombiana que se enmarca en los extremos entre negociación, juridicidad y violencia.”

Para acceder al texto completo Conflictos Ambientales en Colombia

(Imagen tomada de censat.org)

 

Tags: , , , , , , ,

Other Worlds are (Already) Possible – Arturo Escobar


Today, we offer the Arturo Escobar’s chapter “OTHER WORLDS ARE (ALREADY) POSSIBLE” published in the book titled “WORLD SOCIAL FORUM – CHALLENGING EMPIRES” (2009) and edited by Jai Sen and Peter Waterman.

Challenging Empires“This paper is call for greater awareness of the theoretical frameworks that we use to understand the world and what to do about it. It steams from the realisation that there is always a tight connection between social reality, the theoretical framework we use to interpret it and the sense of politics and hope that emerges form such and understanding. This connection is often overlooked. Our hopes and politics are largely the result of a given framework. It is particularly important that we reflect on this fact in times of profound transformations such as today. Here, my intention is not so much to critique established frameworks (say, Marxism and liberalism), as to present the elements of another way of looking at social reality that can at least provisionally explain some of the social dynamics we are witnessing today -and in a novel way.”

To access to the Table of Content of the book and the complete Escobar’s chapter click here: Other Worlds are (Already) Possible

(Image taken from Amazon.com.uk)

 

Tags: , ,