RSS

Tag Archives: Food safety

Basic Criticism to an “Ecomodernist Manifesto”


This post was taken from Resilience.org (Mayo 6, 2015) http://www.resilience.org/stories/2015-05-06/a-degrowth-response-to-an-ecomodernist-manifesto

A Degrowth Response to an Ecomodernist Manifesto

Jeremy Caradonna et al.

A group known as the “ecomodernists,” which includes prominent environmental thinkers and development specialists such as Ted Nordhaus, Michael Shellenberger, Stewart Brand, David Keith,and Joyashree Roy has recently published a statement of principles called An Ecomodernist Manifesto (2015). Many of the authors of the Manifesto are connected to an influential think tank called The Breakthrough Institute.

The Manifesto is an attempt to lay out the basic message of ecomodernism, which is an approach to development that emphasizes the roles of technology and economic growth in meeting the world’s social, economic, and ecological challenges. The ecomodernists “reject” the idea “that human societies must harmonize with nature to avoid economic and ecological collapse,” and instead argue that what is needed is a reliance on technologies, from nuclear power to carbon capture and storage, that allow for a “decoupling [of] human development from environmental impacts.”

The Manifesto has already received strong criticism from an array of commentators, but none of these assessments has yet critiqued it from the perspective of “degrowth,” which is an approach that sees the transit ion to sustainability occurring through less environmentally impactful economic activities and a voluntary contraction of material throughput of the economy, to reduce humanity’s aggregate resource demands on the biosphere. From a degrowth perspective, technology is not viewed as a magical savior since many technologies actually accelerate environmental decline.

DegrowthWith these disagreements in mind, a group of over fifteen researchers from the degrowth scholarship community has written a detailed refutation of the Ecomodernist Manifesto which can be read here: Criticisms to An Ecomodernist Manifesto

The following is a summary of the seven main points made by the authors of this critique:

1.The Manifesto assumes that growth is a given. The ecological economists associated with degrowth assume that growth is not a given, and that population growth, inequalities, and the decline of cheap and abundant fossil fuels, which spurred the unprecedented growth of the global economy over the past century, means that the limits to growth are either being reached or will be reached in the very near future. The ecomodernists, by contrast, scoff at the idea of limits to growth, arguing that technology will always find a way to overcome those limits. Graham Turner, Ugo Bardi, and numerous others have shown through empirical research that many of the modeled scenarios, and the fundamental thesis, of the Club of Rome remain as relevant as ever—that is, that the human endeavor is bumping up against natural limits. Richard Heinberg has shown that theproduction of conventional oil, natural gas, and heavy oil all peaked around 2010, despite, but also due to, continued global reliance on fossil fuels, which still make up over 80% of the world’s primary source of energy. The history of industrialism to date suggests that more growth will be coupled with increasing environmental costs. Thus the Manifesto does nothing to question and rethink the growth fetish that has preoccupied (and negatively impacted) the world since at least the 1940s.

2. Ecomodernists believe in the myth of decoupling growth from impacts. Long the fantasy of neoclassical economists, industrialists, and many futurists decoupling is the idea that one can have more of the “good stuff” (economic growth, increased population, more consumption) without any of the “bad stuff” (declines in energy stocks, environmental degradation, pollution, and so forth). Yet to date, there has been no known society that has simultaneously expanded economic activity while reducing absolute energy consumption and environmental impacts. In terms of carbon-dioxide emissions, the only periods over the past century in which global or regional emissions have actually declined absolutely have occurred during periods of decreased economic activity (usually a political crisis, war, or a recession). While it is true that many countries have reduced their carbon intensity in recent decades, meaning that they get more bang for their energy buck, efforts to decouple GDP-growth from environmental degradation through technological innovations and renewable energies have failed to achieve the absolute emissions reductions and reductions in aggregate environmental impacts necessary for a livable planet. In short, absolute decoupling hasnot occurred and has not solved our problems.

degrowth escape3.Is technology the problem or the solution? The ecomodernists cannot decide. The Manifesto is open and honest about the impact that modern technologies have had on the natural world, and especially emissions from fossil-fueled machines. However, as an act of desperation, the ecomodernists retreat to the belief that risky, costly, and underachieving technologies, such as nuclear power and carbon capture and storage, will solve the climate crisis and energize the sustainable society of the future. The reality, however, is that nuclear power provides less than 6 percent of the world’s energy needs while creating long-term storage nightmares and present-day environmental hazards. We cite Chernobyl and Fukushima as obvious examples. From the point of view of degrowth, more technology is not (necessarily) the solution. The energy crisis can be addressed only by reductions in throughput, economic activity, and consumption, which could then (and only then) create the possibility of powering global society via renewables.

4. Ecomodernism is not very “eco.” Ecomodernism violates everything we know about ecosystems, energy, population, and natural resources. Fatally, it ignores the lessons of ecology and thermodynamics, which teach us that species (and societies) have natural limits to growth. The ecomodernists, by contrast, brazenly claim that the limits to growth is a myth, and that human population and the economy could continue to grow almost indefinitely. Moreover, the ecomodernists ignore or downplay many of the ecological ramifications of growth. The Manifesto has nothing to say about the impacts of conventional farming, monoculture, pesticide-resistant insects, GMOs, and the increasing privatization of seeds and genetic material. It is silent on the decline of global fisheries or the accumulation of microplastic pollution in the oceans, reductions in biodiversity, threats to ecosystem services, and the extinction of species. Nor does it really question our reliance on fossil fuels. It does argue that societies need to “decarbonize,” but the Manifesto also tacitly supports coal, oil and natural gas by advocating for carbon capture and storage. Far from being an ecological statement of principles, the Manifesto merely rehashes the naïve belief that technology will save us and that human ingenuity can never fail. One fears, too, that the ecomodernists support geoengineering.

5.The Manifesto has a narrow, inaccurate, and whitewashed view of both “modernity” and “development.” The degrowth 2Manifesto’s assertions rest on the belief that industrialized modernity has been an undivided blessing. Those who support degrowth have a more complex view of history since the 18th century. The “progress” of modernity has come at a heavy cost, and is more of a mixed blessing. The ecomodernists do not acknowledge that growth in greenhouse gas emissions parallels the development of industry. The core assumption is that “development” has only one true definition, and that is to “modernize” along the lines of the already industrialized countries. The hugely destructive development path of European and Neo-European societies is the measuring stick of Progress.

6.Ecomodernism is condescending toward pre-industrial, agrarian, non-industrialized societies, and the Global South.The issue of condescension is particularly stark in the Manifesto. There is not a word about religion, spirituality, or indigenous ecological practices, even though the authors throw a bone to the “cultural preferences” for development. Pre-industrial and indigenous peoples are seen as backwards and undeveloped. The authors go so far as to say that humans need to be “liberated” from agricultural labor, as though the production of food, and small-scale farming, were not inherent goods. There is no adoration for simple living, the small scale, or bottom up approaches to development.

7. The Manifesto suffers from factual errors and misleading statements. The Manifesto is particularly greenwashed when it comes to global deforestation rates. It suggests that there is currently a “net reforestation” occurring at the international scale, which contradicts the 2014 Millennium Development Report that shows that afforestation and reforestation have, in fact, slowed deforestation rates, but that the world still suffered a net loss of forested land between 2000 and 2010 by many millions of hectares. Research by the United Nations Food and Agriculture Organization and the World Wide Fund for Nature confirms the reality of net forest losses. Further, the Manifesto makes dubious claims about net reductions in “servitude” over the past few centuries, and the role played by pre-historical native peoples in driving the megafauna to extinction.

In sum, the ecomodernists provide neither a very inspiring blueprint for future development strategies nor much in the way of solutions to our environmental and energy woes.The full critique document was authored and endorsed by Jeremy Caradonna, Iris Borowy, Tom Green, Peter A. Victor, Maurie Cohen, Andrew Gow, Anna Ignatyeva, Matthias Schmelzer, PhilipVergragt, Josefin Wangel, Jessica Dempsey, Robert Orzanna, Sylvia Lorek, Julian Axmann, RobDuncan, Richard B. Norgaard, Halina S. Brown, Richard HeinbergRead the full document A Degrowth Response to an Ecomodernist Manifesto.This summary was originally published by Resilience.org, part of Post Carbon Institute’s Resilience program dedicated to building resilient communities as we transition away from fossil fuels

(Images taken from http://www.slate.com and http://www.ieet.org)

Advertisements
 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Estado del Arte de la Quinua en el Mundo 2013


Quinua“En su discurso con motivo del lanzamiento del Año Internacional de la Quinua, el Sr. José Graziano da Silva, Director General de la FAO, hizo alusión a la Quinua como un gran aliado en la lucha contra el hambre. En ese sentido, no solo para maximizar los beneficios de los aportes de este grano de oro, sino para comprender sus desafíos y riesgos asociados, necesitamos contar con los avances técnicos y científicos y en general, todo el conocimiento disponible de este noble cultivo y mejor alimento.

FAO en el año 2002, publicó en un primer gran esfuerzo el documento ‘Quinua (Chenopodium quinoa); ancestral cultivo andino, alimento del presente y futuro’. Sin embargo, en esta era tecnológica y habiendo transcurrido ya una década desde aquella publicación, nuevas investigaciones, innovaciones y conocimientos se han generado.

Por ello y en el marco del Año Internacional de la Quinua, se nos hizo indispensable hacer un nuevo esfuerzo para reunir los avances de estos últimos años en el conocimiento sobre la quinua, en este documento denominado “Estado del arte de la quinua en el mundo”. El objetivo es que este documento se convierta en consulta obligada para tomar mejores decisiones y más informadas sobre la quinua.

FAO ha convocado para esta labor al Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agronómica para el Desarrollo (CIRAD, siglas en francés), quienes aceptaron el gran reto de buscar y coordinar con los autores de los capítulos que conforman este libro.”

Para acceder a la publicación completa click aqui La Quinua en el Mundo

 

Tags: , , , , ,

Image

De nada! / You’re welcome!


De nada

 

Tags: , , , , , , , ,

La Agricultura Campesina puede alimentar la Mundo – La Vía Campesina


Via CampesinaLa Vía Campesina (LVC) es un movimiento internacional [nacido en 1993] que agrupa a millones de campesinos y campesinas, pequeños y medianos productores, pueblos sin tierra, indígenas, migrantes y trabajadores agrícolas de todo el mundo. Defiende la agricultura sostenible a pequeña escala como un modo de promover la justicia social y la dignidad. Se opone firmemente a los agronegocios y las multinacionales que están destruyendo los pueblos y la naturaleza.

La Vía Campesina comprende en torno a 164 organizaciones locales y nacionales en 73 países de África, Asia, Europa y América. En total, representa a alrededor de 200 millones de campesinos y campesinas. Es un movimiento autónomo, pluralista y multicultural, sin ninguna afiliación política, económica o de cualquier otro tipo.” (Tomado de su sitio web viacampesina.org/es)

En el documento que les compartimos hoy, titulado LA AGRICULTURA CAMPESINA SOSTENIBLE PUEDE ALIMENTAR AL MUNDO se difunde su punto de vista sobre la seguridad alimentaria mundial. Inician diciendo:

“En La Vía Campesina, la alianza global de organizaciones campesinas y de agricultores familiares, consideramos que el sistema agroecológico de producción de alimentos a pequeña escala es el que da la mejor respuesta a las demandas del presente y del futuro. La actual crisis alimentaria no es una crisis de nuestra capacidad productiva. Se debe más a factores como la especulación y acaparamiento de alimentos fomentadas por las empresas transnacionales de la alimentación y los fondos de inversión que provocan injusticias globales, lo que significa que algunas personas comen demasiado, mientras que otras no tienen dinero para adquirir los alimentos adecuados, y/o carecen de tierras donde producirlos, y fomentan políticas nefastas como la promoción de los agrocombustibles que orientan la producción agrícola a la alimentación de automóviles y no de las personas. Sin embargo, no podemos negar que nuestra capacidad colectiva de producir alimentos suficientes –lo que incluye el cómo los producimos–es una pieza clave en el rompecabezas del fin del hambre.” Para acceder al texto completo click aquí: La Agricultura Campesina

 

 

 

Tags: , , , , , , ,

Santos y el Campo: entre el descontento social y las estadísticas engañosas


Revista Razón Pública (www.razonpublica.com)

Santos y el campo: entre el descontento social y las estadísticas engañosas 

Gabriel Tobón (Profesor e investigador de la Universidad Javeriana)

Lunes, 07 Abril 2014 04:19

El descontento crece pese a las buenas intenciones y a las estadísticas halagüeñas que el gobierno presenta para demostrar su compromiso con el campo. Por qué se acerca  un nuevo paro nacional agrario.

Paro-Nacional-P-549x366Tres claves del asunto

En el ocaso del gobierno Santos y en plena campaña por su reelección, el campo colombiano sigue debatiéndose entre sus viejos y sus nuevos problemas -sociales, culturales, ambientales, políticos y económicos-.

En medio de esa gran complejidad, es conveniente analizar tres fenómenos para mejor comprender la situación agraria y las acciones del gobierno en busca de una solución a corto y a mediano plazo:

· Las estadísticas gubernamentales,

· La persistencia de la crisis social agraria, y

· El proceso emergente de unidad entre los movimientos sociales agrarios, étnicos (indígenas y afrodescendientes) y populares.

Las engañosas estadísticas

Según las estadísticas que difunden las instituciones gubernamentales, el campo colombiano está en franca y constante  recuperación.

Para hacer esto toman como referencia el crecimiento negativo del sector durante 2008 (0,2 por ciento) y 2009 (0,7 por ciento) y subrayan la recuperación de 0,2 por ciento en 2010, de 2,4 por ciento en 2011, de 2,6 por ciento en 2012, y un mejor desempeño en 2013, impulsado por la mejora de los precios internacionales del café, según el Ministerio de Agricultura.

Pese a esta trayectoria ascendente – que por supuesto no debe ser desestimada- se trata de una recuperación muy lenta y que además no cambia de verdad la realidad económica, social, ambiental, cultural y política de amplios sectores rurales. Es más: este crecimiento está muy lejos del que habría de tener la “locomotora” agrícola que Santos señaló en su Plan de Desarrollo.

El gobierno considera que lo más apremiante es reactivar la producción agropecuaria, promover la inversión extranjera directa en los megaproyectos agrícolas y elevar los niveles de competitividad y productividad de los grandes empresarios, mientras ignora los reclamos y propuestas de campesinos, indígenas y afrodescendientes.

Y en todo caso la forma de presentar las estadísticas cambia según el lente que se utilice. Por ejemplo:

– Para el Departamento Nacional de Planeación (DNP) el crecimiento económico de Colombia durante 2013 (4,3 por ciento) fue muy satisfactorio porque superó “…al promedio de América Latina (3,4%), de países como Brasil (3%) y cercana a los registros de Perú (5%) y Chile (4,9%)”.

-En cambio Eduardo Sarmiento en su columna de El Espectador se refiere a esa cifra de un modo muy distinto: “El país regresó a mediados del siglo XX. La información de cuentas nacionales muestra que la economía fue impulsada por la construcción y la minería, creció 4,3%, y el perfil resultó insuficiente para reducir los altos niveles de desempleo e informalidad. (…) El crecimiento fue liderado por la minería y la construcción; sin embargo, la mitad del valor agregado minero sale del país por vía de la repatriación de capitales y la otra se compensa por las secuelas negativas sobre la industria y la agricultura”.

Y a renglón seguido, refiriéndose al sector agropecuario, puntualizó: la anunciada recuperación del sector se explica por el café, “(…) pero el empleo cayó 5%. Los cultivos semestrales (en particular cereales) y la ganadería no despegan”.

A la misma conclusión, aunque desde orillas muy distantes, han llegado los presidentes de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) y de la Federación Nacional de Ganaderos (FEDEGAN). El primero declaró que las locomotoras del agro no habían despegado, y el segundo sostuvo que sus motores se encuentran prácticamente paralizados.

La crisis agraria

Para nadie es un secreto que persiste la crisis social, ambiental, política y económica del agro colombiano, y que esta crisis no se arregla con los buenos resultados que logra un grupo reducido de productores, en especial aquellos dedicados a la agroindustria y a los agronegocios propios de los cultivos permanentes.

La  crisis no encuentra soluciones ni en el modelo agroexportador que propone el Plan Nacional de Desarrollo 2010 – 2014 ni en las políticas que promueve el actual gobierno. A esto se suman las severas deficiencias y problemas que registran casi todas las instituciones públicas del sector, que habrían de proveer las soluciones.

Bajo esas circunstancias el gobierno considera que lo más apremiante es reactivar la producción agropecuaria, promover la inversión extranjera directa en los megaproyectos agrícolas y elevar los niveles de competitividad y productividad de los grandes empresarios, mientras ignora los reclamos y propuestas de campesinos, indígenas y afrodescendientes, quienes por eso están acudiendo a las acciones colectivas, como fue  el Paro Nacional Agrario.

Hoy como ayer, la realidad del campo colombiano se refleja en indicadores tan básicos como la concentración de la propiedad sobre la tierra, la pobreza rural, los cultivos de coca, el conflicto armado o el desplazamiento forzado de sus habitantes. Pero las cifras y reportes del gobierno no se ocupan demasiado de estos asuntos.

Los suelos con vocación agrícola cubren un área de 22.077.625 hectáreas, pero apenas 5.315.705 están siendo cultivadas, lo cual indica un desperdicio cercano al 75 por ciento del potencial productivo del país.

Para ilustrar otro ángulo de la cuestión de fondo, tomemos el ejemplo de los conflictos por el uso del suelo – que también son conflictos por la tierra- y que tampoco han sido atendidos por el gobierno Santos.

Así lo muestra la Encuesta Nacional Agropecuaria (ENA) de 2011 que realizó el DANE   en 22 de los 32 departamentos del país, y que encontró la siguiente distribución de superficies:

· Uso agrícola: 7.8 por ciento.

· Uso pecuario: 77.5 por ciento.

· Bosques: 9.7 por ciento

· Otros: 2.5 por ciento

· Área perdida: 2.5 por ciento.

Esta tendencia fue corroborada por el estudio del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) del 2012. Los suelos con vocación agrícola cubren un área de 22.077.625 hectáreas, pero apenas 5.315.705 están siendo cultivadas, lo cual indica un desperdicio cercano al 75 por ciento del potencial productivo del país.

Y mientras tanto los grandes megaproyectos viales, hidroeléctricos, mineros y petroleros siguen extendiéndose sobre otros suelos con vocación agrícola.

Pero el mayor contraste se da en el caso de ganadería: apenas 15.192.738 hectáreas tienen vocación para ella y sin embrago estamos usando 34.989.456, o sea más del doble de la tierra adecuada.

Por eso cabe preguntarse: ¿Qué papel han desempeñado las instituciones públicas en la formulación y ejecución de políticas para aumentar en serio la producción agrícola – en especial, de alimentos – y para la reconversión productiva del campo colombiano?

El movimiento social

El proceso de unidad entre los más diversos movimientos sociales del campo tuvo una nueva expresión en la Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular que sesionó el pasado 18 de marzo. La Cumbre fue el resultado de dos hechos principales:

1. El incumplimiento repetido por parte del gobierno nacional de  los acuerdos de agosto de 2013 y la estrategia dilatoria de sus representantes para concretar los compromisos contraídos en las negociaciones con la Mesa Nacional Agropecuaria y Popular de Interlocución y Acuerdo (MIA).

2. El carácter excluyente del llamado “Pacto Nacional Agrario”, que solo atiende a los gremios o grupos empresariales más cercanos al gobierno pero no a los demás sectores, que son la mayoría y que también participaron en el paro.

De ganadería: apenas 15.192.738 hectáreas tienen vocación para ella y sin embrago estamos usando 34.989.456, o sea más del doble de la tierra adecuada.

Pero además el “pacto” no pasó de ser una salida política coyuntural para salvar la imagen del presidente, de su gobierno y de las instituciones agrarias. El pacto no pretende reconsiderar ni reformular las políticas equivocadas,  incluir a los actores diversos y divergentes, o dar cabida a las varias expresiones ideológicas para buscar conjuntamente alternativas y soluciones a los problemas del mundo rural.

Así lo entendieron los participantes en la Cumbre Agraria al señalar que “La Cumbre nace porque después de esta ´rebelión de las ruanas, los ponchos y bastones´ que suscitó el más amplio respaldo nacional e internacional, el presidente Santos convocó a un Pacto Agrario con las élites agroindustriales y gremiales del campo, excluyendo con esto al movimiento”.

La Cumbre fue pues una nueva oportunidad para construir la unidad del movimiento  campesino, étnico y popular agrario colombiano, sectores que históricamente han tenido contradicciones ideológicas y políticas. Por eso sus peticiones e iniciativas deben ser tenidas en cuenta en la defensa de los peor situados en el mundo rural.

El mejor indicativo de la situación del campo colombiano en el ocaso del actual período presidencial es la conminación que hace la Cumbre Agraria al gobierno para que cumpla sus compromisos o enfrente un nuevo paro a partir de mayo de 2014.

 

 

 

 

Tags: , , , , ,

Un año del TLC con los Estados Unidos – Resultados de una Investigación



Investigación TLC y agricultura campesina

Nos complace hacerle llegar el video resumen del lanzamiento de la investigación “La agricultura campesina, los pequeños agricultores agropecuarios y el primer año de vigencia del acuerdo de libre comercio suscrito con Estados Unidos”, que describe el impacto del TLC sobre varios productos de la economía campesina.
[youtube.com/watch?v=1j48HEK4-TU&feature=youtu.be]
L@ invitam@s a difundirlo.Si desea descargar el resumen ejecutivo de la investigación puede consultarlo en: http://www.slideshare.net/OxfamColombia/oxfam-en-colombia-media-brief-expectativas-frustadas

Oxfam trabaja con otr@s en contra de la pobreza y el sufrimiento

 

Tags: , , , , , ,

No más hambre, arma de destrucción masiva – La Etnia y Dr. Krapula


LA GRAN EPIDEMIA 

(Dr. Krapula y La Etnia)

No más hambre, arma de masiva destrucción,
escucha esta canción
una epidemia con amenaza de pandemia,
se ven caras y rostros consumidos por la anemia

Hacinada la ciudad, carcomida por el hambre
como abeja sin provisiones en su enjambre
abatidos con sus cuerpos desgalamidos,
como en Somalia los niños desnutridos
diagnostican virus que muy rápido multiplican y
lideres hablan y muy poco aplican

Pueblos del planeta en la absoluta pobreza y
en el Vaticano sobra oro y riqueza
el imperio robando recursos del hemisferio y
tras de sus huellas quedan llenos cementerios
Suramérica en tus calles historia
famélica y en tus recovecos odio por la
fuerza bélica la morgue es necesario mostrarla,
de una vez
que suene fuerte esa alarma

Doctor Krapula presente y sonando
arriba La Etnia respeto hermano
el momento ha llegado, ya la paz viene de abajo
mientras ellos den la vida nuestra rima ilumina

El tiempo de la unidad llegó,
fuego que liberas al echar esta canción
El tiempo de la unidad llegó
liberal rebelde liberandi el continente

un gran flagelo el hambre gana el duelo,
la parca llega invadiendo este terreno
cuerpos agotados, sentidos, confundidos,
la consecuencia, el estomago vacío
Mas allá de los hechos es comer desechos,
nuestra actualidad gran barbaridad
pueblo dedicado la vida a su sembrado,
tristemente ulceras ha cosechado
Familias braman, un grito entero claman
corrupción culpable, esta es la proclama
mi pueblo llora, guerra fratricida,
miseria humana, miseria ejercida

El hambre y la pobreza hay que erradicar,
dice el gobernante para su voto ganar
la sobras se reciben, todo es en vano
las multinacionales no botan ni un grano

El tiempo de la unidad llegó,
fuego que liberas al echar esta canción
el tiempo de la unidad llegó
liberal rebelde, liberando el continente

El tiempo de la unidad llegó,
fuego que liberas al echar esta canción
el tiempo de la unidad llegó
liberal rebelde, liberando el continente
Se escuchan lamentos de niños sin padres
y la tristeza invadiendo la calles
se incrementa la desigualdad
pero la pobreza no nos debe callar

Que el silencio no se vuelva una epidemia
por eso están cantando
Doctor Krapula y La Etnnia
para que suene la voz de los que luchan y
reaccionen los que nos escuchan

 

Tags: , , , , ,